Contraataque

¿ Y la identidad ?

 

En algunos años de andanzas en el fútbol de México, me ha tocado ver un sinfín de cosas, dignas de ser narradas a manera de leyendas o fabulas por nuestros historiadores, tribunas muy pintorescas, sabores muy regionales, personajes ilustres, playeras que generan pasión, y otras que pasan rápidamente al olvido, periodistas y narradores de época, grandes jugadores, pero sobre todo, me ha tocado ver en muchos estadios, una gran cantidad de niños, que cada fin de semana acuden a los estadios, a dar su apoyo total y incondicional a su equipo.

 

Con el pasar de los años, y en mundo global, cada vez es más frecuente que nuestra juventud, tengan acceso a toda clase de información de primera mano, redes sociales, internet, televisión por satélite, consolas en red, y el fútbol no podía estar exento de esta tecnología, a través de los mencionados medios, acceden con gran facilidad a cualquier liga del mundo, desde sus consolas maravillosas, juegan partidos impensables, con cualquier jugador nuevo, o histórico, cosas extrañas, como que Maradona juegue con River, o Cabinho con el América, por medio de las redes sociales, conocen todo sobre los equipos del mundo, sus jugadores, sus aficiones, marcas, contratos millonarios, y hasta cuestiones personales; los nombre de Messi, Ronaldo, Iniesta o Rooney, están impresos en sus camisetas, y son completamente familiares para ellos, son totalmente fanáticos al respecto.

 

Todo eso estaría bien, si nuestros jóvenes fueran alemanes, o ingleses, o fueran al parque de los príncipes a ver al Paris St. Germain, pero no es así, soy claro de las diferencias que existen entre algunas ligas del Mundo y la Mexicana, no se puede tapar el sol con un dedo, pero también creo que tenemos una liga competitiva, aunque algunos crean que es mediocre, cada seis meses, la gran mayoría de aficionados tenemos la esperanza que nuestro equipo, salga campeón, se construyen estadios de muy buena calidad, los patrocinadores serian envidiados por cualquier liga del mundo, pueden ir niños a las tribunas, todavía es accesible, y un sinfín de comentarios favorables que podría formular, pero sobre todo, creo que es momento de consumir lo local, de hacer crecer nuestro producto, de sentir orgullo por tu camiseta, sé que hay muchas cosas malas, pero es momento de ver las buenas, y así solo así, nuestro fútbol podrá tener la identidad necesaria, para dar el siguiente paso, y por fin ser grande.

 

O a quien no le gusta ver una tribuna llena de niños, con un diablo que come chorizo, una mariposa que quiere ser monarca, un par de felinos universitarios, y otro que parece ser el nuevo rico del barrio, un zorro margarita, una cabra campeonísima, y un águila que cree que la odian, difícilmente se encuentra tanto color en cualquier parte del mundo, sintamos orgullo por nuestra liga, y seamos locales. Amen