Desilusión y desanimo como estrategia política (Parte V)

Desilusión y desanimo como estrategia política (Parte V)

POR: ENRIQUE RIVERA HERNÁNDEZ.

En el año 2000 todo parecía cambiar, un poco de esperanza, de ilusión se hizo presente en la vida democrática del País, la llamada “alianza por el cambio”  conformada por el PAN (Partido acción Nacional), el PVEM (Partido Verde Ecologista de México) y con el apoyo de Porfirio Muñoz Ledo, por parte del extinto partido político PARM (Partido Auténtico de la Revolución Mexicana) postulaban al “señor de las botas” Vicente Fox Quesada como candidato a la Presidencia de la Republica, “ganándole” al PRI 71 años de poder desde la elección de Francisco I. Madero.

Según datos, casi 38 millones de mexicanos acudieron a las urnas a votar; el 64 % del registro de electores a nivel nacional.

Ernesto Zedillo declara “he ofrecido al licenciado Fox que me ocuparé personalmente de que se realice una entrega transparente, pulcra y eficaz de la presente a la próxima administración federal”.

Ingresa a: Desilusión y desanimo como estrategia política (Parte IV)

Así mismo Cuauhtémoc Cárdenas y Francisco Labastida reconocieron el triunfo de Vicente Fox.

Vicente Fox en campaña, ofrecía como mayor acto castigo a los corruptos y a los autores de convertir la deuda privada del FOBAPROA en deuda pública a partir del IPAB; Promesa de campaña que genero ilusión en el pueblo mexicano.

Con el triunfo, en el Ángel de la Independencia la gente le gritaba a Vicente Fox, “¡no nos falles, no nos falles¡”, al escuchar a la gente gritarle responde Vicente Fox “claro que no, no les voy a fallar”; sin embargo el acuerdo estaba consumado; No gano la democracia, gano el acuerdo político turbio, la continuidad del despojo de los bienes nacionales y la corrupción.

El día 22 de Octubre de 2001, Vicente Fox anuncia la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, dicho aeropuerto sería desarrollado en terrenos agrícolas de la zona de Texcoco; el anuncio genero molestia entre los ejidatarios de San Salvador Atenco, Santa Cruz, San Felipe, Acuexcomac, Nexquipayal y Tocuila.

Como parte de la estrategia de Gobierno, el entonces Gobernador del Estado de México Enrique Peña Nieto en contubernio con el Presidente de la Republica Vicente Fox Quesada, el día 3 de  mayo de 2006 buscan desarticular el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) con la finalidad romper toda resistencia al proyecto y dar continuidad a la construcción del aeropuerto, por ello en el pueblo de San Salvador Atenco ocurrieron enfrentamientos violentos; la policía Municipal y la Estatal en coordinación con la hoy extinta Policía Federal Preventiva (PFP) contra los militantes del Frente (FPDT), en donde en los agredidos se encontraban, niños, niñas, mujeres y ancianos; los hechos generaron 2 fallecidos, 207 detenidos, 26 violaciones a mujeres, así como actos de tortura física, allanamiento de morada y retención ilegal según la CNDH.

Este suceso, así como el saqueo de bienes nacionales y la corrupción ejemplificada por los hijos de Martha Sahagún por medio de la empresa Oceanografía y ella misma, por medio de su fundación “Vamos México A.C.” en donde adquirieron miles de millones de dólares con conceptos de donativos, herencias, rentas, utilidades y transferencias bancarias.

El Sexenio de Vicente Fox Quesada estuvo marcado por “romper” la hegemonía del PRI, pero dar continuidad a todas las viejas prácticas que afectan al pueblo mexicano; hundiendo la ilusión y el ánimo de cambio social.