El Enduro Moreliano

La frase “yo no ronco sueño que voy en una moto”, denota el gran fanatismo y pasión que genera este deporte, los motociclistas enduro, una tribu muy original, que en Michoacán cada vez tiene más adeptos, y es un deporte que va para arriba como la espuma.

Ya no es raro para los Morelianos, los sábados muy temprano escuchar el famosísimo Brappppppp, son los entusiastas motociclistas de todas las edades, que en diferentes motos, buscan los escenarios ideales para practicar este deporte.

Es así, como el pasado domingo, nos llevó a las instalaciones del club de golf Tres Marías un entusiasta grupo de Jóvenes, encabezados por Javier Olavarrieta, Alejandro Torres, y Adrián Olvera, quienes llevaron a cabo la segunda edición de La Copa tres Marías, evento que reunió a más de 130 pilotos en 7 categorías: novatos, intermedios, avanzados, expertos e infantiles, quedando como ganador de la categoría expertos Alejandro Sardi, y con participación destacada de Fernando Ávila, Eduardo González, Omar Ávalos, Gabriel Farías, Jorge Acevedo y Alex Reyniel.

Algo realmente destacable fue la participación de los niños, en sus uniformes y con todos los elementos de seguridad, los cachorros del evento son ejemplo perseverancia, tienen lenguaje propio, no paran un segundo, dan todo de sí durante y después de la carrera, Diego y Javier Olavarrieta, Lucca Nocetti, Juan Andrés Torres, Miguel Ruiz de Chávez, Iñaki Morquecho, Raúl García, Mau Méndez entre otros, dan seguridad al enduro Michoacano de que en el futuro quedará en buenas manos.

Las acrobacias de los jeeps, la ruta en reisers, el autoslalom, y la exhibición de autos antiguos, pusieron el broche de oro al evento, que además contó con un área gastronómica de mucha calidad, y la afluencia de muchas familias Michoacanas.

Con mucho polvo y entusiasmo, quedamos gratamente impresionados con la organización y logística del evento, que estuvo a la altura de las expectativas. Ojalá se realicen más sucesos de esta envergadura en la capital de Michoacán, y que la gente siga acudiendo con sus familias, ya que así, se fomenta el deporte; y aplica la siempre trillada pero bien ponderada frase, que no podemos dejar fuera: mente sana en cuerpo sano. Amen.