El perfil político de la farándula

En estos últimos años, hemos visto desfilar infinidad de políticos en las filas de varios partidos; ¿pero qué hay de su perfil?. Ya que vemos desfilar como presidentes municipales, diputados locales y federales y senadores a personas que no tienen ni la más remota idea del cargo que desempeñan.

Y cómo no, si ahora un puesto político pareciera una concesión que tiene el medio del espectáculo, dejando en claro que el perfil ya no importa y es que van desde actrices, actores, artistas y futbolistas, que aprovechado su popularidad o su fama llegan a tener puestos de elección popular.

La política mexicana ha llegado al nivel de contar con figuras que tienen nula noción de lo que es representar a los ciudadanos y esto comienza desde la anterior primera dama de México, Angélica Rivera, quien dio mucho de qué hablar durante el sexenio por su falta de capacidad al sobre llevar el cargo, apostándole más a su aspecto, vestir bien, posar bien y viajar.

Pero en qué medida los ciudadanos hemos aceptado tener como nuestros representantes a bufones, que no saben legislar, ni mucho menos crear políticas públicas eficientes o simplemente no saben ni que hacer en una posición política. Los ciudadanos hemos sido cómplices de esta estrategia que han estado utilizando los partidos políticos con la finalidad de contar con un mayor número de posiciones.

Podemos observar cómo se van deteriorando los perfiles de los políticos y cada vez son más los que solo buscan estar en ese medio para gozar de privilegios, altos sueldos y demás actos para su beneficio.

Hoy nos cuestionamos si ellos suelen: ‘vivir para la política o vivir de la política’ ya que tener como legisladores a figuras como Carmen Salinas, quien no tenía ni idea a que se les convocaba en cada sesión ordinaria y las utilizaba como un momento de relajación para conciliar el sueño, nos deja claro que esta en deterioro el perfil político.

Y es que pareciera que no entendemos que él: ‘zapatero a sus zapatos” y seguimos dejando que jueguen a legislar, a gobernar municipios, inclusive estados.

Por que como ciudadanos votamos por ellos necesitamos tener la conciencia de revisar por quien votamos, conocer su trayectoria, sus logros, sus avances en política pública en mejoras sociales, etc, ya que una ciudadanía ignorante basa su voto en caras bonitas y por gente famosa en lugar de reconocer los logros de quien ha realizado una verdadera labor política a favor de la ciudadanía.

La política no es un juego es la vía para poder ayudar a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, es representar los intereses de los más vulnerados, saber pelear por el reconocimiento de sus derechos pero sobre todo por hacer de este país un lugar de oportunidades.

¿Seguimos creando figuras políticas desechables? ¿Qué tan real es qué como sociedad tenemos a los representantes que nos merecemos?

Relacionadas: