El primer gran paso.

 

 

Ser joven y no ser revolucionario

es una contradicción hasta biológica

Salvador Allende, ex Presidente de Chile

Parafraseando al político chileno y transportándolo a la realidad de nuestro estado, ser joven, ser michoacano y no revolucionar nuestra realidad para mejorarla es una contradicción no sólo biológica, sino también histórica.

Con Michoacán se ha forjado parte fundamental de nuestra historia nacional. En los grandes cambios del país nuestro estado ha figurado trascendentalmente. Desde la Independencia, hasta la Revolución. En estas profundas transformaciones el pensamiento de grandes michoacanos ha tomado parte.

Pero la construcción social exige reconocer el lugar primordial que tienen los jóvenes. La realidad demanda que los jóvenes no sólo expongan sus puntos de vista sino que también participen en la construcción de las soluciones, de la mano de los Poderes públicos.

Hay más de 640 mil jóvenes en Michoacán. Tienen el ímpetu, las ideas, las ganas, la creatividad, el corazón, la pasión, los proyectos, y desafortunadamente los políticos tradicionales -hasta el momento- sólo les han tomado en cuenta para posar para la foto o para incluirlos en fríos discursos.

Hoy en el Congreso del Estado, aunque todavía es el primer paso, hemos avanzado en los mecanismos que asegurarán que la voz de los jóvenes michoacanos sea amplificada. Esto desde el Parlamento Juvenil. Se han hecho algunas modificaciones al formato que tradicionalmente se seguía. Con estas modificaciones, más acordes a las exigencias y necesidades de los jóvenes michoacanos, también hemos asegurado que la participación sea permanente, y no de manera simbólica como venía sucediendo.

Ahora, el Parlamento Juvenil, a partir de la IV edición que se llevará a cabo en el mes de agosto próximo, dará utilidad –por fin- a lo que planteen nuestros jóvenes; servirá para que el diálogo y la construcción de iniciativas sea de manera permanente.

Con el nuevo formato del Parlamento Juvenil las iniciativas presentadas por los jóvenes parlamentarios se irán concentrando en un Banco de Iniciativas (que serán almacenadas de manera electrónica en la Página del Congreso del Estado) que se tomarán en cuenta a su vez para elaborar la Agenda de cada Legislatura. De esta forma la visión que tienen nuestros jóvenes irá también impregnando la vida pública del estado.

El nuevo Parlamento Juvenil tendrá varias modificaciones más, por ejemplo: se abre a la participación de jóvenes con diferentes perfiles académicos y profesionales, además que son provenientes de todo el estado. También será un Parlamento Juvenil austero, sin despilfarros.

Este ejercicio será útil y enriquecedor para la labor legislativa, dejará de ser algo decorativo, donde la sociedad michoacana será la que ganará más.

No se les regala nada, simplemente se les reconoce el lugar que les corresponde. Los jóvenes exigen que se les tome en cuenta. Ya no quieren sólo ser escuchados por mero trámite y formalidad. En verdad tienen ideas, proyectos, iniciativas, con argumentos sólidos y claros. Y con ellos, de la mano, es como se construirá el Michoacán que merecemos.