tiro no fue parejo

«El tiro no fue parejo», pero la realidad los embistió. Primera parte

El pasado 12 de septiembre, el candidato perdedor del Equipo por Michoacán, Carlos Herrera Tello, publicó un video en sus redes sociales titulado: “El tiro no fue Derecho”, donde menciona que desde que concluyó la elección del pasado 6 de junio, guardó silencio respecto a las supuestas irregularidades de la jornada, sin embargo, aquí abremos de comentar para quién no fue derecho la contienda electoral.

El candidato perdedor señaló que “el tiro no fue derecho” porque después de la elección escuchó cientos de testimonios que le decían que se les impidió su derecho a ser elegidos, que hubo candidatos amenazados y que eso fue trampa.

De igual manera, enlistó los argumentos que también su jefe, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, ha pronunciado mediáticamente en reiteradas ocasiones para demostrar lo que ellos llaman una narco-elección.

Vamos a analizar si “el tiro no fue parejo” entre el candidato perdedor del Equipo por Michoacán y el candidato ganador de la alianza Morena–PT.

Ingresa a: Poder legislativo en México, soberano y con libertad de nombrar discrecionalmente a 211 años

Tiempo de campana

El pasado 4 de abril inició el periodo de campaña para elegir gobernador en Michoacán, la cual tuvo una duración de 60 días.

Sin mayores contratiemos, el candidato del Equipo por Michoacán inició las actividades desde su casa de campaña que se localizaba en la avenida Ventura Puente de Morelia.

Por el contrario, el candidato ganador, Alfredo Ramírez Bedolla, inició sus actividades el 2 de mayo, es decir, 29 días después de que el candidato de la Alianza había iniciado recorridos por el Estado, por lo que el primero solamente tuvo 31 de los 60 días de campaña, de ahí que a mi parecer el “tiro no fue parejo”.

Explotando posición gubernamental

El candidato perdedor fue Presidente Municipal de Zitacuaro en 2 administraciones consecutivas: 2015-2018 y 2018-2021, sin embargo, en la segunda dejó el cargo para integrarse el 1 de abril del 2019 como secretario de Gobierno en la administración de su amigo y jefe político, Silvano Aureoles Conejo.

No obstante, abandonó el cargo en el que duró un año 7 meses y 18 días, y esto, a diferencia de Ramírez Bedolla, le permitió construir al amparo de su posición, los acuerdos con diferentes grupos políticos para, por una parte, obtener la candidatura del Equipo por Michoacan, y por la otra, estructurar un grupo que lo acompañaría en su campaña para llegar a la gubernatura en Michoacán.

Además de que gozaba de los recursos físicos y financieros para construir, mediante diversos tipos de comunicación, su plataforma para darse a conocer en el Estado.

Por su parte Alfredo Ramírez Bedolla no contaba con una estructura financiera y de grupo político que le permitiera que le ayudara a posicionarse estatalmente, es más, ni siquiera –a decir de él–, tenía en mente ser el candidato a la gubernatura del Estado. Con esa balanza, te pregunto, ¿de que lado estaba cargada mas la balanza?.

Ingresa a: El Rey desnudo de Michoacán

Aparato Gubernamental

A diferencia de muchos gobernadores, Silvano Aureoles tuvo una injerencia importante en la elección para favorecer a su candidato: Carlos Herrera. Por ejemplo, mandó a varios de sus funcionarios cercanos para que se integraran a la campaña: Erick López Barriga, quien fuera el jefe de la Oficina del Gobernador; a su hermano, Antonio García Conejo, actual Senador de la República; Adriana, Hernández Iñiguez, comadre del gobernador y su operadora en el pasado Congreso local, sin olvidar que muchos de los secretarios y coordinadores del gobierno saliente estuvieron operando con los programas sociales.

A diferencia de Ramírez Bedolla, quien tardíamente llegó a la campaña, sin tener una estructura real que lo ayudara, debido, principalmente al desánimo de la estructura que Raúl Morón construyó en el Estado, cuando fue presidente municipal de Morelia, y la cual no operó como lo prometió el ex alcalde, por lo que creo que “el tiro no fue parejo” para ambos, pero ahí usted decide quién fue el más favorecido.

La Popularidad de los Gobernantes

A decir verdad, creo que aquí “el tiro no fue parejo y sí favoreció al candidato de Morena.

Por ejemplo, en el caso del candidato perdedor, éste arrastraba la baja popularidad y la mala evaluación del gobierno de su jefe y socio Silvano Aureoles, quien hasta la fecha, sigue en los 5 primeros lugares de los peores gobernadores de Mexico.

Caso contrario, Ramírez Bedolla sí se benefició de la popularidad del Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien a pesar del desgaste de su gobierno, como dijo el gobernador Silvano Aureoles el pasado 8 de septiembre en su mensaje en redes sociales, AMLO ha sido el presidente más querido por las michoacanas y michoacanos, de ahí que la figura del presidente influyó en que muchos ciudadanos votaran por Morena, en lugar de la alianza entre el PAN-PRI-PRD.

Espere la próxima entrega en la que continuaremos analizando y argumentando las razones por las que consideramos que efectivamente «el tiro no fue parejo» en los comicios del pasado 6 de junio.