Encuestas ni siquiera contemplan a Silvano dentro de los presidenciables

Silvano Aureoles Conejo anunció la tarde de este miércoles, su intención de participar por la candidatura del PRD a la presidencia de México el próximo año, sin embargo, diversas casas encuestadoras lo colocan por debajo del jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, dentro de los aspirantes al interior del Sol Azteca, y muy por debajo de los interesados en contender por otros partidos políticos, como el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador o la panista, Margarita Zavala.

La última encuesta publicada el 5 de diciembre del año pasado, por el medio de comunicación nacional “Reforma”, ubica a Andrés Manuel López Obrador con un 29 por ciento de la intención del voto, seguido de la panista, Margarita Zavala, con un 26 por ciento; el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, con un 15 por ciento, y ubica Miguel Ángel Mancera con 9 por ciento, de manera que Aureoles Conejo ni siquiera figura.

El gobernador Michoacana anuncia su intención de participar por la candidatura perredista para los comicios presidenciales del próximo año, en medio de un contexto en el estado de manifestaciones sociales, principalmente de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE); inseguridad y enfrentamientos entre al menos 7 células delictivas que se disputan regiones de la entidad; y dificultades económicas emanadas de deuda pública y no publica, así como la contratación de empréstitos con instituciones financieras.

A casi un año y medio que asumió la gubernatura de Michoacán, Aureoles Conejo anuncia su intención de lanzarse por la candidatura del Sol Azteca, mientras se prevé que abandone el cargo en diciembre de este año, en medio de conflictos en los que señaló serían los ejes principales de su gobierno: mejorar el sistema educativo; sanear las finanzas de la entidad y abatir la inseguridad.

Adicionalmente, abandona el cargo, tras denunciar irregularidades y desvíos de recursos por administraciones anteriores, particularmente en el sector salud, con un monto de aproximadamente 10 mil millones de pesos, y en seguridad pública con 600 millones.