Es mi tinta

 ¿Y el respeto constitucional Sr. Presidente? Bien gracias.

Estimados conciudadanos:

Que nos quede bien claro que: al Presidente de la República, a todo su gabinete, al Gobernador del Estado de Michoacán, a su equipo y a las autoridades electorales federales (INE) y estatales les vale un verdadero sorbete nuestra Carta Magna.

Me explico luego de tan aventurado comentario. Hace escasas horas, el ilegítimo Presidente de la República Enrique Peña, junto con algunos Secretarios de Estado y otras autoridades, visitó nuestro estado, en particular la zona de Lázaro Cárdenas, para dar a conocer una nueva Ley de Zonas Económicas Especiales, violando flagrantemente la Constitución Federal. Y es que, el artículo 41 constitucional, apartado C, segundo párrafo establece claramente lo siguiente:

Durante el tiempo que comprendan las campañas electorales federales y locales y hasta la conclusión de la respectiva jornada comicial, deberá suspenderse la difusión en los medios de comunicación social de toda propaganda gubernamental, tanto de los poderes federales, como de las entidades federativas, así como de los Municipios, de las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México y cualquier otro ente público. Las únicas excepciones a lo anterior serán las campañas de información de las autoridades electorales, las relativas a servicios educativos y de salud, o las necesarias para la protección civil en casos de emergencia.

De tal forma, nos encontramos ante dos consecuencias inminentes:

La primera, la cual es particularmente delicada, implica poner en riesgo todas y cada una de las elecciones a celebrarse este domingo próximo en diferentes estados de la República y en la capital nacional, puesto que cualquier futuro perdedor (principalmente los no priístas) podrá impugnar con toda razón jurídica una vulneración a sus derechos fundamentales, en virtud de la flagrante violación constitucional llevada a cabo por las autoridades ya mencionadas. ¡Qué poca consciencia de aquellos políticos infelices que no paran de regodearse “propugnando” por la democracia mexicana! ¡Qué poca madre de todas las autoridades electorales que no tienen los pantalones para poner el dedo en la llaga, y todo porque deben la chamba y empeñan hasta lo que no tienen por seguir agarrando hueso!

La segunda es la indignación que debe darnos a los ciudadanos comprometidos, conscientes,  y preocupados por el desarrollo de esta patria, porque resulta verdaderamente ofensivo que ni las máximas autoridades ejecutivas del país y de un estado respeten en lo más mínimo a la Carta Jurídica Fundamental que rige la vida social. Fue impresionante.

Cuando ocurría la publicación de semejante atropello, hace un par de días por la noche,  pude contar 2 minutos con 30 segundos en cadena nacional, eso fue lo que duró la ignominia. Y estos días me he preguntado, luego de que hasta este momento, ninguna autoridad ha tenido la decencia de denunciar la situación, ¿acaso mi estimado Lorenzo Córdova carece de recursos y de tiempo para informarse de tan afable hazaña? ¿acaso alguna autoridad puso atención a semejante barbarie?. La realidad, estimados conciudadanos, es que les vale madre. Todos los políticos asistentes a dicho acto se limitaban a aplaudir cual viles acarreados lambiscones y eso sí, a tomarse la infaltable selfie con el Presidente de pacotilla que hemos elegido junto con sus no menos ridículos secuaces. Todos celebraban una nueva ley que ya entró en vigor desde hace unos días y que de nada servirá si el gobierno estatal continúa sin establecer verdaderas condiciones de desarrollo y de seguridad para todos los habitantes.

Esperemos que la prudencia quepa cada vez más en mayor número de ciudadanos y que a partir de muy poco tiempo, las autoridades corruptas, cínicas y mentirosas que no merece esta noble patria, vayan a un lugar que sí les merezca: como por ejemplo la prisión.

Confío en que esta sencilla lectura permita la reflexión en todos ustedes mis queridos lectores y que como siempre hago la atenta invitación a estar informados y a reflexionar sobre cada uno de los momentos tan peculiares que han caracterizado, desde siempre, a la administración pública y a sus cada vez más lamentables operadores.

Y no olvides seguirme en mis redes sociales, en Twitter @pako991.

Estamos pendientes.