Es mi tinta

Un paso adelante…

Cuando en días recientes se me realizó la invitación para colaborar como columnista en un portal de noticias en el Estado, muchas cosas pasaron por mi mente. Una de ellas y la que más ha rebotado en mi cabeza hueca desde entonces ha sido la necesidad de estar informados.

Antes de que los continúe espantando sobre lo aburrido que pudiera parecer el hecho de estar informado, permítanme compartirles algunos puntos importantes:

  1. El hecho de estar informado no sólo implica tener conocimiento sobre los temas actuales (noticias), sino ir más allá a un mundo de conocimiento interminable que va desde conocer un poco más de historia, hasta poder entablar una plática con nuestros amigos sobre el último “gadget” tecnológico que las marcas más reconocidas en el mercado lancen para el consumo.
  1. Ahora, según datos estadísticos proveídos por la institución pública nacional correspondiente (El Instituto Nacional de Estadística y Geografía INEGI), México es uno de los países con un menor hábito de lectura, ubicándonos en uno de los últimos lugares a nivel internacional en cuanto a la conformación de este hábito. Acá algunas cifras (bastante preocupantes por cierto):
  1. Más del 60% de la población en México reconoce no ser cercana al hábito de la lectura.
  1. El 48% de los jóvenes en México nunca han estado en una biblioteca.
  1. Sólo el 12% de la población en México acepta como pasatiempo la lectura.

Y quizá, después de mis dos comentarios se preguntarán por qué hablo tanto de la lectura. Desafortunadamente, temo informarles que no hay de otra. La lectura, como experiencia didáctica milenaria , representa la mejor forma de adquirir conocimientos pero Claro! sin perjuicio de otras formas más recientes de informarnos como el cine, la televisión, la radio, el internet, entre otras.

La lectura, debe ocupar un lugar fundamental en nuestra vida, tal y como lo ocupó en la vida de grandes referentes: Sócrates, San Agustín, Tomás Moro, Vasco de Quiroga, Isaac Newton, Da Vinci, Galileo, Napoleón Bonaparte, Marx, Nietzsche, Kant y tantos otros que de mencionarlos a todos,  quizás pudiéramos llenar grandes tomos. La lectura no debe parecer algo absurdo y aburrido, más aún cuando lo que se pretende es sacar a este país adelante, más aún cuando pretendemos criticar a los que gobiernan, más aún cuando la meta que hemos de alcanzar como sociedad se ve aún tan distante, que pareciera ni siquiera existir, más aún cuando será la única forma de ser menos susceptibles ante el poder mal encausado.

La lectura, como pocos placeres en la vida posee grandes virtudes: estimula la imaginación y la actividad cerebral, extiende la mente, abre panoramas, reduce los niveles de frustración y de estrés, combate efectivamente al aburrimiento y principalmente: nos da poder y recordemos que el poder domina el mundo entero (una frase acuñada por tantos que resulta complicado saber de quién es: algunos apuntan que es de David Hume, otros indican que es de Francis Bacon, o incluso el napoleonista Rothschild). Sin importar de donde provenga, lo importante es que existe y aunque quizá nos parezca chusca, no lo debe ser tanto puesto que la información, el conocimiento concretizado en nuestras mentes es una arma que destruye sin violencia, es una razón para tener siempre la razón (diría Schopenhauer), es una herramienta que nos hace inmunes al engaño, es una oportunidad de salir adelante y exigir lo que todos merecemos, es libertad (Kofi Annan).

Además, otro factor importante y que concede una ventaja sin precedentes para la ocasión es que ahora resulta verdaderamente sencillo conocer, estar informado porque existe tecnología, internet,  medios de comunicación todo el día, todos los días, herramientas interminables.

Así, te invito a que me acompañes en este maravilloso viaje de conocimientos sobre cualquier tema, atrévete a conocer e infórmate, sin miedos, pensando que solo te traerá beneficios y que te hará destacar, más aún cuando eres joven. Cuestiona, alza la voz y reflexiona sobre lo que ocurre a cada momento en nuestro mundo.

Aprovecho las presentes líneas para agradecer infinitamente a las personas que hicieron posible este espacio, espero no defraudar y al contrario ser del agrado de ustedes. Y agradezco al lector que me permite entrar con tantos disparates en su cabeza, en su pensamiento. De ser así, estaremos acá semana a semana, día con día, pendientes de todo el acontecer local, estatal, nacional e internacional.

Y no olvides seguirme en mis redes sociales, en Twitter @pako991.

Estamos pendientes.