La mentada de Porfirio y el regaño de AMLO

Ese infierno llamado Coatzacoalcos

En Coatzacoalcos hubo más muertos que en El Paso, Texas. En el antro El Caballo Blanco de ese puerto, donde ocurrió el ataque, recogieron 28 cadáveres, según los últimos reportes.

Es la masacre más grave en lo que va de la 4T. La negra constancia  de que la estrategia de seguridad que “atiende las causas” y no “echa bala” es un fracaso.

La matazón se registró a pesar de que en esa región se estrenó, hace meses, lo que nos vendieron como panacea: la Guardia Nacional

Los mexicanos estamos desconcertados, desprotegidos, aterrados por lo que ocurre cotidianamente.

* Y más: no pocos se ven obligados a pagar el derecho de piso. El miedo hace que las víctimas no denuncien, ni aporten información a las autoridades. Se juegan el pellejo.

Fuentes vinculadas al sector privado de Coatzacoalcos que, obvio,  solicitaron el anonimato, nos hablaron del tema.

“Hay algunos casos conocidos de personas que denunciaron, cuyas casas fueron balaceadas y terminaron huyendo de la ciudad”, aseguraron.

Y más: “uno de los negocios que habían sido incendiados es una tienda de cocinas propiedad del director de tránsito de la ciudad. El gobierno debería tener allí información de primera mano”.

Exigen, eso sí, que se localice a los responsables de estos incendios —el del martes es el quinto en un lapso corto y el único con muertos que lamentar.— Si no se combate la extorsión habrá más ataques, advirtieron.

Pero el gobernador de Veracruz, —Cuitláhuac García y el fiscal Jorge Winckler están más ocupados en responsabilizarse por la liberación, en julio pasado, de Ricardo “N” , alias La Loca, supuesto culpable del ataque. El gobernador hasta de “complicidad” habló.

La Loca, por cierto, subió un video a redes sociales en el que jura que él no es el autor del acto de terrorismo.

* Van reveladores datos que retomé de un artículo que publicó ayer del diario francés Le Monde sobre las consecuencias del tráfico de armas de Estados Unidos hacia nuestro país:

La tasa de homicidios por arma de fuego en México pasó del 16 por ciento en 1997 al 66 por ciento en el 2017. En esas dos décadas, más de 16 mil mexicanos fueron asesinados por un arma de fuego vendida en la Unión Americana, contra 14 mil 542 ocurridos en el país de las barras y las estrellas.

En resumen: Un arma estadunidense es más susceptible de matar en México que en el país en que fue vendida, puntualiza el vespertino francés. 

* Jaime El Gringo Bonilla, aferrado a quedarse 5 años como gobernador de Baja California cuando fue elegido sólo por dos, acumula revés tras revés.

El Consejo General del INE rechazó ayer la prolongación de su mandato, que aprobó el Congreso Local después de las elecciones.  “Vulnera el principio de certeza”, dice el instituto en un comunicado.

El artículo 105 de la Constitución federal, que vincula a los Congresos locales, establece que las reglas del juego democrático se pueden modificar, pero sólo hasta 90 días antes del proceso electoral.

“Se pretenden modificar las reglas del juego después de que el juego terminó”, sintetizó el consejero presidente de instituto, Lorenzo Córdova.

Otro consejero, Marco Baños, destacó los riesgos que se derivarían de concretarse el objetivo de Bonilla.

“Cualquier día un Congreso local no le gusta que el gobernador esté por seis años. Le quitan cuatro. Si pueden ampliarlo, también podrían reducirlo. Los congresos podrían colocarse en el escenario de que están por encima de los votantes.

¿Y por qué lo de gringo? Hablamos largo y tendido con Jaime Martínez Veloz, exaliado de Bonilla.

Mostró documentos apostillados que prueban que el hoy gobernador electo de Baja California renunció a cualquier forma de sumisión a autoridades extranjeras cuando se nacionalizó mexicano por nacimiento, en julio del 2012.