Diana Zuleyma

Estereotipo maternidad elegida o maternidad obligada

No se nace mujer: llega una a serlo: Ningún destino biológico, físico o económico define la figura que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana: la civilización en su conjunto es quien elabora ese producto intermedio entre el macho y el castrado al que se califica como femenino. Sólo la mediación de un ajeno puede constituir a un individuo en otro. SIMONE DE BEAUVOIR.

El 10 de  mayo celebramos el día de la madre, pero que hay detrás de la maternidad, fue una maternidad elegida, o fue una maternidad obligada por alguien ajeno a nuestra conciencia o fue producto de un embarazo no planeado. En nuestra sociedad actual sigue prevaleciendo el estereotipo implantado en las mujeres y hombres el cual se ha ido reproduciendo a través de las generaciones, con lo cual podemos hacer mención de que desde pequeñas nos hacen creer que una mujer servicial, dócil, amorosa, que no se queja y no opina es la expectativa de cualquier hombre y es una conducta muy bien vista por parte de la sociedad que considera que son conductas idóneas, se nos hace creer que la felicidad de una mujer y el fin último es el matrimonio y por ende la reproducción con la cual la mujer se realiza como tal. Desde que nacemos los regalos que recibimos son color  rosa, al pasar los años el  día de reyes los obsequios son juegos de té, escobitas, muñecas, el cual sin analizar por nuestra edad lo asociamos como algo cotidiano y de acuerdo a nuestro rol de niñas, por ello cabe menciona que nosotros somos un reflejo de nuestra formación cultural. Más sin embargo se puede modificar la forma de  pensar y actuar conociendo diversas formas de pensar referente a los estereotipos y los roles de género.

Se puede catalogar como violencia social y derechos humanos vulnerados, la estereotipación para con la mujer, ya que causa daños psicológicos, sociales y económicos, ya que la decisión de la mujer a no reproducirse o no casarse es una decisión de carácter privada, por ello los señalamientos sociales, incluido medios de comunicación, vulneran el derecho a la vida privada, el respeto a la honra y la reputación,  el derecho a la integridad física, psicológica y moral, el derecho  a la no discriminación por género, y el derecho  a la libertad de expresión.

El derecho a la no discriminación por razón de género, es un derecho que protege a las personas frente a un trato diferenciado, cuando este tiene como motivo o se relaciona con su género. Puede ocurrir con actos intencionados, o practicas que terminan por impactar a las personas de manera diferenciada de acurdo al género.

El derecho a la vida privada, a lo cual la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la vida privada abarca la capacidad de la persona para desarrollar la propia personalidad y aspiraciones, determinar su propia identidad, incluye la forma en que el individuo se ve a sí mismo y cómo decide proyectarse hacia los demás y también protege la vida sexual y el derecho a establecer y desarrollar relaciones con otros seres humanos. La SCJN complementa esta visión, la protección constitucional de la vida privada implica poder conducir parte de la vida de uno protegido de la mirada y las injerencias de los demás, el derecho de poder tomar libremente ciertas decisiones relativas al propio plan de vida, el derecho a ver protegidas ciertas manifestaciones de la integridad física y moral.

Las mujeres que deciden no reproducirse se enfrentan a diversos señalamientos y criticas que vulneran sus derechos humanos, a lo cual podemos hacer alusión nuevamente a  los medios de comunicación que estereotipan y minimizan a la mujer con las telenovelas que ahí se transmiten, con los comerciales de diversos productos que vulneran la dignidad de la mujer, ante esto el estado mexicano hace caso omiso, a lo cual también podemos mencionar que hacen una política pública muy nefasta el no hacer nada frente a esta estereotipación pública que impacta en miles de hogares mexicanos, es una tarea que se debe de abordar en diferentes frentes, tanto en conaculta, secretaría de educación y conapo, para iniciar con acciones concretas y reales dejando el discurso falas a un lado, recordemos que las buenas voluntades no son suficientes se requieren acciones.

De vemos de mandar un mensaje diferente a las nuevas generaciones, ya que n[i]o debemos de estigmatizar a la mujer ni hacerle creer que para desarrollarse como tal tiene que cumplir con el mandato de la feminidad, el cual se le considera que debe casarse y reproducirse, recordemos que en el artículo 4º constitucional establece que la mujer y el hombre tienen derecho a decidir el número de hijos y el espaciamientos de estos de forma libre y responsable, por ello podemos entender de forma implícita que también es derecho el decidir no tener hijos de forma libre y responsable.

No obliguemos a las nuevas generaciones que repliquen una cultura inmersa en la estereotipación y siga la violencia hacia nuestro género, ofrezcamos la oportunidad que decidan libremente como desarrollar su vida, que determinen su propia identidad.