La mentada de Porfirio y el regaño de AMLO

“La Ley Porfirio”

¿Porfirio por encima de AMLO?, preguntó, escéptico, el colega Pablo Hiriart, luego de leer el tuit que subimos a las 11:07 de la noche del sábado, en el que adelantamos que Morena cambiaría la ley para que Muñoz Ledo se quede en la Presidencia de la Mesa Directiva de los Diputados.

El tuit decía que el cambio de ley lo habían votado mayoritariamente los diputados del Movimiento, a pesar de la recomendación que el presidente López Obrador hizo en la reunión con legisladores de Morena, el viernes pasado: respetar acuerdos pactados y la ley.

Esto último fue lo que motivó el mensaje de Hiriart.

* Hoy sabemos un poquito más del tema. Antes de la plenaria, en el Hilton Alameda, AMLO se reunió, en corto, con los coordinadores Ricardo Monreal, Senado, y Mario Delgado, Diputados. Trataron el tema. Delgado abogó por el respeto a la ley vigente y los acuerdos pactados al inicio con la oposición, según los cuales la Presidencia de la Mesa le toca al PAN ese segundo año de ejercicio legislativo.

“No somos iguales que ellos. Hay que respetar la ley porque en eso radica nuestra autoridad”, le dijo Delgado al Presidente. Le advirtió, sin embargo, que eso implicaría tener un panista en sus eventos. “¡No me importa!”, reviró AMLO, según testigos.

Mario hizo pública, en rueda de prensa, la recomendación del primer mandatario de respetar acuerdos y hacer cumplir la ley. Pero a una mayoría de diputados de Morena les valió gorro. Hubo una votación interna que implicaba el compromiso de que todo el grupo votaría por la opción que ganara.

Se impusieron los que no quieren que el PAN llegue a la presidencia. Argumentaron que el azul acababa de hacer lo mismo en Chihuahua. Le tocaba a Morena la Presidencia del Congreso local, pero se quedó un panista.

En síntesis: los morenos hicieron bueno aquello de que “¡Es un delirio estar con Porfirio!”, que se le escapó, micrófono abierto, al presidente de la Mesa Directiva en Diputados.

* Sabemos que gana fuerza una propuesta intermedia. Morena se quedará con la Presidencia de la Mesa Directiva la mitad de la Legislatura. ¿El argumento? Tenemos más del 50% de los diputados. En consecuencia, Porfirio se queda hasta diciembre.

El primero de enero de 2020, la presidencia entra en rotación cada cuatro meses. Son tres en el primer año y dos en el último. Alcanzaría para incluir a cinco partidos.

Dolores Padierna, sin embargo, trae una iniciativa para que Morena se quede con la Presidencia de la Mesa Directiva los tres años de Legislatura. La bautizó la iniciativa como Ley Porfirio para asemejarla a la Ley Bonilla.

Los que saben dicen que Padierna ya se ve sentada en la silla en el último año de la Legislatura. ¿Cómo iba aquello de que “no soy un ambicioso vulgar”?

* El exgobernador de Chiapas, Manuel Velasco, regresa ya al Senado. Lo confirmó el coordinador del Verde en esa Cámara, Raúl Bolaños-Cacho. Bolaños le va a ceder incluso la coordinación a Velasco. Nobleza obliga. “Él me trajo, él me puso en la coordinación, él me empujó. No me puedo quedar”, nos dijo. Vale recordar que Manuel pidió licencia al Senado, casi al inicio de la Legislatura, para volver como gobernador sustituto a Chiapas.

* Alito Moreno ya no quiere ser Amlito, si nos atenemos a los comentarios que se hacen en Palacio Nacional.

Claramente empiezan a desconfiar del mero mero del PRI, quien, supuestamente, trae alianzas con AMLO.

En Palacio disgustan sus declaraciones contra la 4T, pero más la idea de una alianza del PRI con el PAN.

* El remate a Martí Batres se lo dio el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Por unanimidad, revocó la decisión de la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena, que pretendía anular la elección de Mónica Fernández como presidenta de la Mesa Directiva en el Senado.

Ricardo Monreal, uno de los promotores de la impugnación, celebró con mesura la decisión del Tribunal. “La legalidad se impuso”, escribió en Twitter.