La mentada de Porfirio y el regaño de AMLO

La mentada de Porfirio y el regaño de AMLO

El jalón de orejas del Presidente a los diputados de Morena que querían cambiar la ley para preservarse en la presidencia de la Cámara Baja parecía haber funcionado.

“No cambien la ley para beneficio personal o de grupo. No somos iguales”, les dijo AMLO en la mañanera. Muy a su pesar tuvieron que resignarse.

Todo parecía caminar sobre rieles después de que recibieron línea de Palacio Nacional. Muy a su pesar aprobaron, sin convicción, la iniciativa que se apega a la Ley Orgánica y a los acuerdos que los obligan a entregar la presidencia de la Mesa al PAN.

Pero surgió otra bronca. Los morenos y sus rémoras del PT, el PES y el PVEM quieren elegir a ese panista.

Alegan que no pueden votar a nadie que haya “injuriado” en los debates a AMLO o a Porfirio o que haya alzado el tono en los debates alrededor de la renovación de la Mesa.


 * Al filo de las cinco de la tarde, después de larguísimas negociaciones, llegó la primera votación.

El PAN presentó su propuesta: Laura Rojas, para la presidencia de la Mesa; Ricardo Villarreal, la vicepresidencia, y Karen Michel, para la secretaría.

Sabían que Villarreal no pasaría. La víspera había subido el tono contra Morena. La propuesta fue rechazada en su conjunto por el pleno.

Vino un receso de 20 minutos que fue de 40. El PAN sacó a Villarreal y metió a Adolfo Torres Ramírez. El resto no cambió. Nueva votación. Nuevo rechazo.

“No vamos a aceptar a cualquiera. Necesitamos un perfil que garantice institucionalidad. No hay veto para Laura Rojas”, declaró Mario Delgado, coordinador de Morena, al final de la sesión.

Hoy se reanuda esa sesión. Es cinco de septiembre. El último día que marca la ley para elegir Mesa Directiva. Después es la nada, el vacío.  Muñoz Ledo lo sabe.

Es también la última vez que el controvertido Porfirio preside una sesión. Ayer de plano perdió la paciencia por la forma como se hacen las leyes en estos tiempos. “Se legisla para la posteridad”, comentó sarcástico.

Hablaba de los transitorios incluidos de última hora en la iniciativa aprobada que obligan a la representación proporcional en la composición de la Mesa Directiva, pero que entra en vigor hasta la próxima legislatura.

Ya avanzada la sesión, el presidente saliente de la Mesa miró el reloj en el tablero electrónico. Se dio cuenta que avanzaba en forma progresiva, en lugar de hacerlo en forma regresiva y dijo: “Cuando en una ley antigua los transitorios son desmesurados y contradictorios, hasta los aparatos se sonrojan”.

Se echó hacia atrás y sin darse cuente que el micrófono seguía abierto soltó en tono reprobatorio: “¡Chinguen a su madre! ¡Qué manera de legislar!”.

 *Delgado no dijo el nombre del panista que llena el perfil de Morena para el cargo de presidente de la Mesa.

Por comentarios de diputados de Morena, gritos en las curules de ese grupo, pero también por recomendación de Muñoz Ledo, el elegido es Marco Adame, actual vicepresidente.

Pero el exgobernador del Morelos no apareció en ninguna de las dos propuestas que hizo el PAN. Pareciera que el azul no quiere ceder a las presiones de Morena.


 * La bancada del PRD está dividida. Los radicales son mayoría. Ganaron la votación interna para que se desconociera la ley y los acuerdos con la oposición. Pero ya en el pleno acataron la línea de Palacio Nacional.

La diputada Padierna encabeza a los aferrados. Presentó una iniciativa para cambiar la ley, a fin de que Morena se quedara los tres años en la presidencia. La propuesta acabó en el basurero.

Las pocas figuras que tiene el grupo están por el respeto a las minorías y la ley. Hablamos de Mario Delgado, Pablo Gómez, Tatiana Clouthier, Lorena Villavicencio y otros.

Villavicencio celebró las declaraciones sobre el tema que hizo AMLO. “Ha sido una buena lección para todos. Hay que recordar quiénes somos y de dónde venimos”, dijo.

Pero a la mayoría de los diputados morenos no les quedó claro. Se aferran a la representación proporcional en la Mesa. ¿Y en la Jucopo también?