Connect with us

Estado

Mañana inicia en Michoacán la II Semana Nacional de Salud

Published

on

 

Del 21 al 27 de mayo se llevará a cabo en Michoacán, y de manera simultánea en todo el país, la Segunda Semana Nacional de Salud, en la que se busca proteger a la población de las enfermedades que se pueden prevenir mediante la vacunación. Esta campaña de salud pública ha sido la que más vidas ha salvado a lo largo de la historia.

Las enfermedades que se pueden prevenir mediante vacunación pueden ser muy graves, e incluso mortales en algunos casos, por ello la inmunización es la mejor forma de asegurar que los niños, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos estén protegidos.

Campañas como ésta permiten combatir enfermedades, haciendo posible su control, eliminación y hasta incluso su erradicación, como el caso de la viruela, erradicada en 1980 y otras enfermedades ya eliminadas de muchos países del mundo como la poliomielitis, la rubéola y el sarampión.

Si disminuyen las personas vacunadas en una población, algunas enfermedades que ahora raramente se ven porque están controladas (por ejemplo, poliomielitis, difteria, sarampión o rubéola), podrían reaparecer en forma de brotes o epidemias.

Mediante la vacunación se ha conseguido erradicar la viruela y se está cerca de erradicar también la poliomielitis en el mundo y de eliminar el sarampión; además de que se controlan padecimientos como la tosferina, meningitis bacterianas y hepatitis B.

La importancia de que la gente esté vacunada frente a cada enfermedad, permite que el microorganismo que la causa circule mucho menos y así las personas que, por diversos motivos no se han inmunizado, estarán protegidas también. Es lo que se llama inmunidad comunitaria.

Es por ello que las vacunas protegen nuestra salud pues no sólo actúan solo sobre la enfermedad que se está previniendo, sino también sobre las complicaciones que puede tener esa enfermedad. Mediante la vacunación se evita también la transmisión de padecimientos al feto durante el embarazo, como el caso de la rubéola congénita, además que otras, como la vacuna del papiloma protege del  cáncer de cérvico uterino.