Michoacán vive Noche de Muertos entre Covid

Michoacán vive Noche de Muertos entre Covid

Michoacán vive Noche de Muertos entre Covid, donde la mayoría de panteones y camposantos no permitieron acceso

Tzintzuntzan, Michoacán.- Michoacán vive Noche de Muertos entre Covid, fue la tónica de esta noche en los panteones y camposantos de la entidad, que restringieron el paso a turistas y visitantes.

La Noche de Muertos, que era ya visita obligada para turistas locales, nacionales e internacionales, esta noche se vivió de manera distinta, con cierres improvisados y apertura de última hora.

En Contramuro.com iníciamos el recorrido en Cuanajo, comunidad del municipio de Pátzcuaro que tradicionalmente vela a sus difuntos con música, comida y bebida.

En comparación con otros años, el turismo fue poco y las medidas sanitarias fueron respetadas por la mayoría; los caballitos de ofrenda estuvieron listos para apoyar al difunto en su regreso al más allá.

Continuamos en Tzurumútaro, sitio que había sido el único que permitiría el paso al turismo a su panteón; sin embargo, al concentrar a tantos turistas, se tomó sin previo aviso, la determinación de cerrar.

Ingresa a : «No vengan a Tzurumútaro»; cierran sin previo aviso

En este punto, personas a la entrada del panteón cerraron las puertas y únicamente permitieron el acceso a los habitantes del lugar; incluso la titular de la Sectur Michoacán, Claudia Chávez López, fue impedida para ingresar.

Ingresa a: Cuanajo recibe a sus muertos con caballito monumental

Pese a la negativa, los turistas respetaron la decisión y al momento de saber que no habría ingreso, regresaban a sus vehículos sin mayores problemas.

Ingresa a: Pátzcuaro superaría expectativas de afluencia

Posteriormente visitamos Santa Fe de la Laguna, este sitio había sido desde hace dos años, uno de los preferidos del turismo, debido a que su infraestructura habría sido la inspiración para la película “Coco”.

Ahí, también vive Doña Salud, menor conocida como Mamá Coco; este año, en Santa Fe no hubo gran cantidad de turistas pero sí de residentes que paseaban por las calles con sus hijos pidiendo la “calaverita”.

El recorrido nos llevó finalmente a Tzintzuntzan, que en primera instancia no permitiría el acceso a turistas, pero de último momento y luego de un mensaje del edil del Pueblo Mágico, con el amago de cerrar a la visita si había aglomeraciones, se pudo transitar.

Este panteón recibió turistas, quienes se maravillaron con la tradición michoacana, la que es considerada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, por el misticismo y significado que tienen.

La Noche de Muertos entre Covid, estuvo tranquila, sin mayores aglomeraciones, con medidas sanitarias en cada punto y un turismo y sociedad michoacana responsable.