Microplásticos y el mar

Microplásticos y el mar

Plastic Europe the Facts 2018 ha aseverado que la producción mundial de plástico alcanzó en 2017 los 348 millones de toneladas lo que representa un 3,8% más que en el año 2016. Es importante destacar que lo plásticos que son desechados van a rellenos sanitarios o a vertederos ilegales, o se quedan en la naturaleza; es el caso de las partículas que llegan al mar. Los problemas y las consecuencias de estos pueden tener importante impacto en la vida marina, la denominada contaminación de los océanos generada por los polímeros sintéticos alcanza en escalas globales los 5 trillones de partículas aproximadamente, lo que equivale más o menos a 269 millones de toneladas de este material flotando en el océano, aunque los hay de diferentes variaciones químicas, tamaños y formas. El efecto de los rayos ultravioleta en los trozos flotantes impacta gravemente en la refracción, y los llamados trozos de microplásticos que son hasta de 5 milímetros pueden acumularse en el sedimento y pueden ser biodisponibles para organismos llamados “detónicos”; dichos microplásticos pueden poseer contaminantes orgánicos que pueden adherirse desde su fabricación y absorberse directamente desde el agua del mar.

Ingresa a: Eliminar la producción de plástico ¿Funciona?

Los denominados microplásticos se encuentran a lo largo de toda la corriente del agua en los océanos son desde luego imperceptibles para la vista, pero su efecto como hemos señalado puede ser lamentable para la salud de la biodiversidad. No hay un acuerdo internacional para lo que “microplástico” significa, sin embargo, los parámetros son importantes para determinar que engloban una definición   específica que hoy día tiene connotaciones de impacto ambiental: su composición química, su estado sólido, el estado de las partículas, su resistencia a la solubilidad y su persistencia son los que lo caracterizan como dañinos al medio ambiente. Podemos denominarlos materiales sintéticos producido a través de polímeros derivados del petróleo o de base biológica que son las partículas sólidas y de tamaño inferior a los 5 milímetros que no son solubles en agua y cuya degradabilidad es baja. Mayoritariamente proceden de la fragmentación de materiales en las perdidas de las cadenas de producción o por la degradación de neumáticos; también un considerable porcentaje que proviene del llamado PET. La isla o gran parche de basura del pacífico como es conocido por su colosal tamaño es la más importante concentración de plástico acumulado en el océano. En 2015, un grupo de expertos de las naciones unidas consideró que la peligrosidad se debe no solo a la exposición, sino también a las propiedades físicas, químicas y la toxicidad, así como la capacidad de que algunos plásticos se absorban en la superficie. En las especies el daño físico puede ser mayor, y se denomina bioacumulación de plásticos y los componentes pasan a los tejidos de las especies que luego son también consumidos por el ser humano los cual significa que toda la cadena alimenticia se ve afectada por este fenómeno, sin embargo, no hay estudios conclusivos en la materia por lo que se tiene sólo muestras aleatorias que no pueden graficar con especificidad el impacto en humanos.

Es indispensable que el sector privado y el sector público y social se comprometan en una responsabilidad compartida para evitar que la cadena de consumo sea inadecuadamente administrada y garantiza que los microplásticos en sus diversas vías se mantengan en recipientes adecuados reduciendo de manera importante aquellos que puedan llegar al mar y causar los estragos definidos. Es importante generar una base económica que permita primero un estudio que facilite la inferencia en la forma de actuar para evitar el arribo de los plásticos al océano, segundo y más importante es que se desarrollen las dinámicas de concentración y limpieza que también son técnicas posibles en las primeras etapas, así pues, el tema de los microplásticos además de ser un tema poco tratado es un tema institucionalmente no atendido.  Es urgente que se legisle en esa materia y que los paneles de expertos generen un documento de conclusiones o cuando menos un documento de cuestionamientos a resolver.