Mujer: 10 acciones para cambiar un día negativo a uno positivo

Nadie está exento de un día terrible.En alguna ocasión los planetas se han alineado para fastidiarnos y pasar cosas que pueden ser insignificantes pero muy molestas, tales como vaciarnos el café encima, perder el bus o quedarnos sin dinero a media jornada. Y también están aquellas en que sentimos que el mundo se nos viene encima: peleamos con nuestra pareja, nos regañó el jefe o perdimos el celular.

Sean grandes o pequeños nuestros problemas, estos se sienten como espina si hemos tenido una mala racha desde la mañana. ¡Pero no todo está perdido! No dejes que estas situaciones arruinen tu día. Aquí te dejamos 10 acciones que te harán sentir mucho mejor y combatirán tu agobio:

No te compares: cuando algo ha salido mal, solemos reflejarnos y compararnos con alguien a quien parece irle mucho mejor. Pero como ya dijimos, nadie se ha salvado de un mal día. Ten en mente tus cualidades y tus logros. Verás que el problema que te agobia pasa a ser intrascendente.

Di algo bonito sobre alguien: en ocasiones queremos desahogarnos hablando cosas malas de alguien. Esto sólo nos enfurecerá aún más. Combate esas malas emociones diciendo algo sincero y positivo sobre otra persona. Algo tan simple como decir lo bonito que le luce su suéter a tu compañera de trabajo es suficiente para que ella te agradezca con una sonrisa y te encuentres mejor.

f1

Regálate algo pequeño: no necesitas un exhaustivo shopping para combatir tu agobio. Date algo pequeño, como una pluma bonita de tu color favorito, un chocolate o un esmalte de uñas. Lo que te regales debe ser tan pequeño y poco costoso como tu problema. Al ver ese detalle al día siguiente, verás que las cosas eran menos significativas de lo que creías.

Consiéntete de algún modo: No llegues a casa con esa actitud, pues solemos transmitir los negativo a nuestros seres queridos. Si hay posibilidad, puedes ir  salón de belleza a hacerte un manicure o comparte un helado de tu sabor favorito y dar una vuelta en el parque.

Analiza la situación: ¿Qué tan grave es tu problema? ¿Tiene solución? Evita ahogarte en un vaso de agua y en vez de preocuparte, ocúpate y busca posibilidades para solucionarlo.

Habla con alguien cercano: date unos minutos y platica con alguien que sepas que te va a escuchar y dar ánimos. Es importante que seas puntual y no empieces a revolver dolores de cabeza del pasado. Coméntale sólo los problemas de tu día.f3

Escucha música relajante: a muy bajo volumen y en un momento en que no estés pasando por un entripado. Te recomendamos mucho a Mozart.

Haz algo pequeño por alguien más: tal vez traigas una manzana en tu bolso. Dásela a alguien más. Ayuda a alguien que lo necesite, cede el asiento en el transporte o comparte tus cosas. Estas pequeñas acciones implican agradecimiento, el cual cae muy bien en mal día. y ten siempre en mente que es mejor dar que recibir.

Escribe lo que sientes: que sea en palabras breves. Esto te ayudará a darte cuenta de qué tan grave puede ser lo que estás viviendo y pregúntate: “¿Soy la primera a la que le pasa?”, “¿Qué puedo hacer para que esto mejore?”

f2Sonreír: las sonrisas son mágicas y no debes subestimar su poder. Sonríele a la gente aunque no la conozcas. Si no te corresponde, no importa. Tú le has dado algo bueno de ti y esa es la ganancia. Ve al espejo y mírate sonreír. Eres más hermosa así, ¿verdad?

Verás cómo poco a poco tu día mejora. Todo estará bien si das lo mejor de ti.