Ney González, nuevo delegado del PRI en Michoacán

El ex gobernador de Nayarit fue nombrado delegado apenas este miércoles

Foto: Internet

Morelia, Michoacán.- De cara a las elecciones de 2018, el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) nombró al ex gobernador de Nayarit, Ney González Sánchez, delegado de este instituto político en Michoacán.

Tal y como se había anunciado, este miércoles el Consejo Político del PRI efectuó cambios en la estructura interna del partido, entre ellos el aquí expuesto.

Para consumo de nuestros lectores, es importante mencionar que Ney González, además de haber sido diputado local en Nayarit, fue legislador federal en el período 2000-2002.

Su amplia trayectoria política le permitió arribar también a la presidencia de Tepic en el período 2002-2005. Ello, le sirvió como plataforma para gobernar el estado de Nayarit de 2005 a 2011.

Aunado a este movimiento es importante señalar que, a través de su Consejo Político Nacional, el Revolucionario Institucional definirá el método que se considerará para seleccionar al candidato presidencial del partido.

A la par, se informó que en la reunión del Consejo Político Nacional del PRI también se efectuarán cambios en los órganos internos del partido, con la intención de fortalecer estructuras rumbo a las elecciones de 2018.

Ante este anuncio, es importante recordar que el pasado 12 de agosto más de 10 mil delegados que se dieron cita en la XXII Asamblea Nacional del PRI se pronunciaron a favor de que exista cabida para aquellos ciudadanos que sin estar afiliados al tricolor, decidan buscar un cargo de elección popular a través de la plataforma política de este instituto.

La determinación acordada desde el pasado 9 de agosto mediante la Mesa de Estatutos del PRI, fue bien recibida por el presidente, Enrique Peña Nieto, quien en aquella ocasión aseguró que dicha apertura permitirá recuperar la confianza de la ciudadanía.

Incluso, habló de que al abrirle la puerta a candidaturas ciudadanas, el Revolucionario Institucional contará con “autoridad moral” suficiente, como para responder a los retos que se avecinan rumbo a las elecciones presidenciales del año entrante.