Obama dice a Trump que ser presidente «es un trabajo serio y no un ‘reality show»

El presidente de Estado Unidos, Barack Obama, advirtió este viernes, en referencia al virtual candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, que gobernar el país «es un trabajo serio» y no «un entretenimiento», al subrayar la necesidad de que las propuestas electorales sean «plausibles».

«[Trump] Tiene un largo historial que necesita ser examinado. Es importante para nosotros tomar en serio las declaraciones que ha hecho», dijo Obama en una rueda de prensa en la que pidió a los periodistas a que informen claramente sobre las propuestas del magnate.

Obama ha lamentado el «circo» en el que se ha convertido la campaña de las primarias del Partido Republicano, en las que Trump se ha erigido ya como virtual candidato presidencial.

«Esto no es entretenimiento. No es un reality show. Es una carrera por la Presidencia de Estados Unidos», ha subrayado. «Si adoptan posiciones en asuntos internacionales que pueden provocar una guerra o cambiar drásticamente relaciones clave con otros países, o que pueden quebrar el sistema financiero, hay que informar sobre ello», ha remachado, sin aludir a ninguna de las propuestas más polémicas de Trump.

El gobernante sugirió que la posición del magnate inmobiliario, que nunca ha ocupado cargos políticos antes, en asuntos internacionales «podría poner en riesgo el mundo», así como las relaciones de Estados Unidos con algunos de sus más importantes aliados.

Papeles de Panamá

Obama también instó al Congreso a legislar para contrarrestar las «actividades nefastas» como la evasión fiscal, que calificó de un «problema global» que afecta negativamente a la economía, al tiempo que anunció medidas ejecutivas de su Gobierno para aumentar la transparencia.

«En meses recientes, hemos visto lo grande que se ha convertido el problema de la corrupción y la evasión fiscal en todo el mundo», afirmó Obama en una comparecencia no anunciada en la Casa Blanca.

El mandatario instó al Congreso a tomar medidas de «sentido común» para luchar contra «actividades nefastas» como el fraude fiscal. Se refirió al reciente caso de los papeles de Panamá, en el que se han difundido documentos del bufete panameño Mossack Fonseca que muestran la creación de miles de sociedades opacas en paraísos fiscales para sus clientes, entre ellos representantes de gobiernos de todo el mundo.

«Estas actividades son injustas y negativas para la economía», agregó, a la vez que señaló que quienes pagan debido a esto son el resto de los contribuyentes.

El Gobierno estadounidense dio a conocer las medidas adoptadas, que van desde la cobertura de vacíos legales en los que se amparan los evasores fiscales hasta propuestas legislativas para luchar contra la opacidad en las empresas pantalla. Entre las medidas más destacadas está la que exige a las instituciones financieras de EE UU «identificar y verificar» a los auténticos propietarios de las empresas con las que hagan negocios, es decir, aquellos que poseen, controlan y se llevan los beneficios.