Participación ciudadana y elecciones

La recién aprobada Ley de Mecanismos de Participación Ciudadana, producto de una ardua lucha dentro de nuestro sistema político y que constituye un paso más para consolidar nuestra democracia, contiene diversos instrumentos mediante los cuales las y los ciudadanos pueden intervenir de manera más directa en los temas de interés público y que al fin sus propuestas y opiniones puedan ser escuchadas.

Dentro de los temas que resultan interesantes dentro de la Ley en mención se encuentran la iniciativa ciudadana, el referéndum, el plebiscito, la consulta ciudadana, el observatorio ciudadano y el presupuesto participativo. En el caso de los pueblos y comunidades originarios la consulta adquiere una relevancia significativa, pues todos los temas que sean de su interés, deben ser sometidos a consulta, misma que debe además cumplir con los requisitos de ser libre, previa e informada.

No obstante la importancia que reviste la Ley de Mecanismos de Participación Ciudadana, el ejercicio del voto libre y secreto, sigue siendo por excelencia, el instrumento mediante el cual las y los ciudadanas tienen la posibilidad, en un ejercicio de libertad y responsabilidad el poder manifestar su voluntad y elegir quienes serán las personas que asumirán, la nada sencilla función de representarlos y tomar decisiones a nombre de la comunidad que los elige.

De ahí surge justamente su importancia y la necesidad de seguir trabajando en la conformación de una sociedad cada más mas critica, reflexiva y responsable, el voto implica en sí mismo la posibilidad de optar por una u otra forma de gobierno, que conlleva la aplicación de recursos económicos, definición de obras públicas, programas sociales, asumir posturas frente a problemas sociales como lo es la discriminación, violencia de género, la homofobia, los adultos mayores y el sector infantil.

La responsabilidad de forjar una conciencia cívica es un asunto de corresponsabilidad de los órganos electorales, instituciones educativas, sociedad civil y partidos políticos, estos últimos son quizá, los más obligados a contribuir rompiendo con esa fórmula perversa en la cual un pobre constituye un voto, y entonces éste se convierte en una mercancía que es comprada al mejor postor el día de la jornada electoral.

El llamado es para que las y los ciudadanos de los Estados Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas este domingo cinco de junio, en ejercicio pleno de un derecho ciudadano como lo es el derecho a elegir salgan a votar, las condiciones de seguridad están garantizadas. El Consejo General del Instituto Nacional Electoral se ha pronunciado en varios momentos a favor de que este derecho sea realizado de manera libre y secreta, y que bajo ninguna circunstancia este se realice basado en la intimidación o en la coacción.

Los cargos a elegir en la próxima jornada electoral son 12 gobernadores, 209 diputaciones de representación proporcional, 239 de mayoría relativa y 966 ayuntamientos.

El reto para todas y todos los involucrados en el proceso electoral, candidatos y partidos políticos, es convencer de manera honesta y ética porqué son la mejor opción y que la ciudadanía libremente elija.

Finalmente, sigue siendo la ciudadanía en ejercicio de un derecho político, quienes determinaran que rumbo quieren y desean para su comunidad y Estado, por ello, hoy más que nunca resulta de suma importancia no perder la oportunidad de elegir, de manera consciente, responsable, ética y porque no, hasta critica.