Que no se nos endurezca el corazón

Que no se nos endurezca el corazón

Por Enrique Rivera Hernández

Conocido es que en los tiempo de mayor exacerbación de las políticas neoliberales, los adultos mayores generalmente no eran una población considerada en las políticas públicas y en estos tiempos de Covid-19, se han develado las marcadas diferencias sociales y políticas en cuanto a los intereses respecto a este tema.

El en año 2020 el día 24 de Enero se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma a  la “Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores”, previamente en el país en 2014 se informó de la “Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores” por parte del INAPAM y en Michoacán la última reforma legislativa se publicó en el mes de Enero del año 2013 en el Periódico Oficial del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo, con título “Ley de Protección Integral a las Personas Adultas Mayores del Estado de Michoacán de Ocampo”.

Mostrando quizá un poco de lejanía en cuanto al interés en dicho escenario.

Sin embargo, en estos contextos pandémicos tal vez sería importante girar la atención a esta población, considerando que existen adultos mayores que viven solos, carecen de redes de ayuda familiar y social, que se quedaron en casa pero se les acabo la despensa y el dinero que se les otorgo por parte de la pensión alimentaria; A estas características se suman la posibilidad de que los adultos mayores al igual que algunas personas de la población en general, pudiesen presentar el llamado “síndrome de la cabaña” que se caracteriza principalmente por generar temor a salir a la nueva normalidad.

Las situaciones plateadas anteriormente, pueden tener reacciones emocionales en los adultos mayores, acompañadas de manifestaciones fisiológicas que quizá afecten su día a día, dichas manifestaciones tal vez sean desde ansiedad, depresión, estrés, ataques de pánico y trastorno obsesivo compulsivo, seguidas físicamente con síntomas como taquicardia, sudoración excesiva, complicaciones respiratorias, dificultad motora y presión alta.

Por ello es indispensable que en las familias y en la sociedad brindemos herramientas y acompañamiento que permitan comenzar a trabajar la resiliencia en los adultos mayores, desde el manejo del estrés con miras a evitar un deterioro del sistema inmune, hasta buscar abordar la resiliencia a partir de tres aspectos; comprensión de la situación actual, aceptación de la realidad y fortalecimiento de su sentido de vida; Ello con el propósito de enfrentar la adversidad y los eventos traumáticos que puedan ocurrir, fortaleciendo la confianza mutua, la flexibilidad y la solidaridad, pues cabe resaltar que la resiliencia es un proceso adaptativo  y no una característica intrínseca del individuo.  

Dicho acompañamiento a los adultos mayores se puede hacer como familiar desde un marco legal, pues recientemente se presentaron los “Lineamientos Técnicos Específicos para la Reapertura de las Actividades Económicas” emitido el día 29 de mayo del presente año en el Diario Oficial de la Federación, tomando como uno de sus ejes rectores  “Privilegiar la salud y la vida“ en donde se expone que “hay que comprender que lo más importante son la salud y la vida de todas las personas, por lo que siempre deberán ponderarse como los elementos prioritarios”… “Así mismo, se deberá considerar suspender o flexibilizar la asistencia a los centros de trabajo de personas trabajadoras que conviven en su hogar o tienen a su cargo el cuidado de menores de edad, personas adultas mayores y personas en situación de vulnerabilidad o mayor riesgo de contagio….Las poblaciones en situación de vulnerabilidad son aquellas que debido a determinadas condiciones o características de salud son más propensas a desarrollar una complicación o morir por COVID-19. Por ejemplo… personas adultas mayores de 60 años”

De tal manera que los lineamientos permiten realizar por un lado el acompañamiento a los adultos mayores y por otro lado dejan ver diferencias en cuanto al hacer política actualmente, ya que desde la federación se marca distancia con la influencia del contexto neoliberal, reconociendo el legado que los Adultos Mayores  han otorgado a  esta sociedad.

Te podría interesar. Nueva normalidad y nueva convivencia