Radio Pasillo 07-11-16

Los efectos y consecuencias de las delicadas situaciones financieras que tienen los gobiernos estatales de Veracruz y Chihuahua arrastraran al gobierno de Michoacán…..¿Por qué?.

Durante los últimos años, cuando menos los cinco más recientes, el gobierno del estado ha tenido que recurrir al apoyo del gobierno federal para solicitarle recursos “extraordinarios” a fin de poder hacer frente a sus compromisos salariales de fin de año y poder iniciar el siguiente ejercicio fiscal; esperando para reactivar sus funciones, la apertura del presupuesto de egresos federales (PEF) aprobado por la Cámara de Diputados. Los apoyos otorgados históricamente han sido del orden de los 3 mil millones de pesos; sin considerar el apoyo -también extraordinario- que el gobierno federal le ha otorgado a fin de año a la UMSNH (del orden de los 800 millones).

Este año, el gobierno federal -por conducto del titular de la SHCP- ya precisó que no existe margen de maniobra presupuestal que le permita apoyar a los gobiernos estatales más allá de lo que está considerado en el PEF 2016, y que serán ellos quienes tengan que resolver sus requerimientos de fin de año por la vía que mejor consideren, de acuerdo a su situación financiera general. Así que el gobierno que preside Silvano Aureoles Conejo tendrá que considerar -otra vez más- la vía del endeudamiento público para solventar sus urgentes necesidades. Lo que no está claro es que el Congreso le apruebe un nuevo endeudamiento, y sobre todo que aun suponiendo que -como siempre- el ejecutivo estatal “convenza de alguna manera a los legisladores”, los bancos le presten considerando los criterios generales establecidos en la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y Municipio.

Ojala -por el bien de los Michoacanos- que Silvano Aureoles tenga muy presente una de las frases de Milton Friedman, célebre Premio Nobel de Economía 1976, quien expreso: “Solo una crisis, real o percibida, da lugar a un cambio verdadero”. Hasta la fecha, el gobernador del estado se ha manejado con anuncios propagandísticos y acciones mediáticas de propósitos políticos personales, como su viaje a España con la justificación de promover las inversiones y el turismo hacia Michoacán, mientras que la sociedad reclama, cada vez más, seguridad y respeto a la ley.

Hace cerca de 25 años Luis Donaldo Colosio expreso -en su famoso discurso del Monumento a la Revolución- algunas aseveraciones que independientemente de la simpatía o rechazo que se tenga por ese personaje, son cada vez más vigentes. “Yo veo –dijo- un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían servirla. Un México de mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales”………….Muchos ciudadanos -cada vez más- no solo ven ese México, sino lo que es peor, lo viven cotidianamente. Michoacán es prueba de ello.

La pérdida del pudor por muchos políticos es cada vez más agraviante para la sociedad. Lo sucedido en los gobiernos de Veracruz, Sonora, Chihuahua, Quintana Roo, Coahuila, más lo que se acumule esta semana, alcanza proporciones comparables a los actos realizados en varias naciones durante el siglo pasado por dictadorzuelos deleznables. En Michoacán también se dieron esos excesos pero siguen en la opacidad producto, se murmura en Radio Pasillo, de la complicidad y/o perversa negociación de los gobiernos actual y del anterior, presidido por Fausto Vallejo; sin embargo, ahora que cada vez existe una sociedad civil más crítica y actuante, se puede aplicar la frase célebre de Abram Lincoln: “Se puede engañar a parte del pueblo parte el tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo, todo el tiempo”……