Se derrumba la verdad histórica

Se derrumba la verdad histórica

Por: Enrique Rivera Hernández

La noche del 26 de Septiembre de 2014 y la madrugada del 27 del mismo mes, ocurrieron hechos que marcaron la historia contemporánea de nuestro país; entrelazadas con más desapariciones forzadas, con la guardería ABC, así como con la fallida guerra contra el narco y sus consecuencias, han impactado el imaginario colectivo de toda la población.

43 estudiantes de la Escuela Normal Rural, Raúl Isidro Burgos en la población de Ayotzinapa  desaparecieron.

En el sexenio anterior el ex presidente Enrique Peña Nieto, el ex procurador Jesús Murillo Karam, Tomas Zerón como titular de la agencia de investigación criminal de la PGR, así como Carlos Gómez Arrieta en ese entonces ex director operativo de la policía federal y también ex subsecretario de seguridad pública del Estado de Michoacán en el Gobierno de Silvano Aureoles, son parte de este  entramado horrible.

Hasta el día de hoy solo el ex subsecretario de seguridad pública del Estado de Michoacán y el ex titular de la agencia de investigación criminal de la PGR del sexenio pasado, han sido vinculados por la autoridad; Arrieta es buscado desde el 3 de julio del presente año para complementar la orden de aprensión girada en su contra, mientras que Zerón, es objetivo de la solicitud de extradición girada al Gobierno de Canadá por parte del Gobierno Mexicano, a partir de la ficha roja formulada por la interpol con número de expediente 2020/20462 emitida en marzo.

El ex procurador Murillo Karam plató la “Verdad Histórica” y en su último informe de Gobierno, el día 29 de agosto de 2018, el ex Presidente Enrique Peña Nieto ratifico la “Verdad Histórica” con una frase como “existen evidencias claras y contundentes”.

Durante Casi 5 años los familiares de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos han denunciado que en el periodo Peñista existieron irregularidades, omisiones, torturados e imputados falsos en la carpeta de investigación; ha estado presente en ellos el desgaste, la impotencia, la desesperación, el dolor profundo y el coraje; han pasado de todo, depresión, hambre, enfermedades y abandono.

En este andar la intervención del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes ha sido vital, pues llegaron a demostrar de manera científica que la “verdad histórica” y su versión de la quema de los cuerpos en el basurero de Cocula es y fue imposible, así mismo evidenciaron irregularidades en el levantamiento y procesamiento de las evidencias encontradas en el río San Juan.

Sumado a ello la Universidad de Innsbruck en Australia paulatinamente ha dado a conocer datos relevantes de sus investigaciones en ADN; el día 16 de Diciembre de 2014 dieron a conocer los resultados de pruebas aplicadas a una muestra ósea localizada en el basurero de Cocula que correspondía a Alexander Mora Venancio, posteriormente el día 17 de Septiembre de 2015 dieron los resultados de las muestras encontradas en el río San Juan correspondientes a Jhosivani Guerrero de la Cruz, y en días pasados dieron a conocer los resultados de muestras encontrados en la barranca de la carnicería, a 800 metros de basurero de Cocula, estos últimos resultados  correspondientes a Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, los 3 resultados pertenecientes a los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos, y este último caso derrumbando la “verdad histórica” del sexenio Priista.

Brindando por un lado esperanza y sanidad sociológica al país, mostrando paulatinamente la verdad como se ofreció el día miércoles 26 de Septiembre de 2018 en el Museo de Memoria y Tolerancia en la ciudad de México y fortaleciendo de manera implícita la frase de Encinas “no vamos a inventar una nueva verdad histórica… por más dolorosa que sea la verdad”.

La “verdad histórica” se derrumba y 40 resultados tienen que ir saliendo a la luz en esta narrativa terrorífica Priista.

Te podría interesar. La normalización de la violencia y el narcotráfico en México