Se suspendería "entrada" del Señor de Araró en Zinpécuaro

Se suspendería «entrada» del Señor de Araró en Zinapécuaro

El arzobispo expuso que lo más probable es que suspenda la “entrada” del Señor de Araró en Zinapécuaro

Morelia, Michoacán.- Por segundo año consecutivo se suspendería la “entrada” del Señor de Araró en Zinapécuaro, de acuerdo a lo señalado por el arzobispo de la Arquidiócesis de Morelia, Carlos Garfias Merlos.

El presbítero, refirió que todavía no es una decisión tomada, ya que aún no dialoga directamente con los párrocos de Araró y Zinapécuaro, pero insistió en que: “lo más posible es que se suspenda, no lo quiero dar por hecho hasta dialogar con los padres que están involucrados”.

Garfias Merlos, recordó que el año pasado y a raíz de la pandemia de Covid-19, fue que se analizó la situación y la decisión fue suspender la fiesta religiosa que es la más grande y representativa del municipio de Zinapécuaro.

Ingresa a: 202 religiosos católicos han muerto por Covid en México

Sin embargo, detalló que a la fecha todavía no han revisado la situación y tampoco han dialogado al respecto de las consecuencias que podría traer el realizar la entrada del Señor de Araró. “Lo más posible es que se suspenda, estamos esperando dialogar para tomar la decisión”.

Para contexto de nuestros lectores, la entrada del Señor de Araró a Zinapécuaro, representa una fiesta religiosa arraigada para los pobladores de ese municipio, que atrae no solamente a los habitantes del lugar, sino a visitantes y turistas de todo el territorio mexicano y algunos extranjeros.

Se trata de una imagen de Jesucristo que tiene su santuario en la tenencia de Araró, desde donde es trasladado en andas y a pie por los miles de pobladores del lugar y de comunidades y municipios vecinos; es una urna de cristal en la que se lleva al Cristo que va custodiado por los faroleros.

Por todo su peregrinar hay muestras de fe aterrizadas en fuegos artificiales que alumbran cada paso que dan los fieles que desde temprana hora caminan de sus comunidades a Araró para ya entrada la noche, llegar a Zinapécuaro, donde la imagen descansa en la capilla del Barrio de San Juan.

El Cristo, es llevado en andas por distintas calles y colonias de la cabecera municipal para finalmente y dos días después, trasladarlo hasta la parroquia de San Pedro y San Pablo, donde descansa 50 días y luego de esa temporalidad, también a pie, es llevado de vuelta a su santuario.

Ingresa a: Solamente colocarán adornos por motivo de semana santa en Morelia

Esta sería la tercera vez en la historia en la que se suspendería la entrada del Señor de Araró, la primera vez, fue como castigo a los feligreses, ya que el entonces párroco y benefactor de Zinapécuaro, Don Juan Bautista Figueroa, consideró que la celebración se convirtió en una “feria”, hecho documentado por el cronista de Zinapécuaro, Omar Tapia Pérez; la segunda vez el año pasado, a raíz de la pandemia de Covid-19 y como medida cautelar al ser esta fiesta la más grande y que aglomera a miles de personas.