Alcaldes y diputados locales de Morena, “cooptados por gobernadores”: Monreal

“Si no hubiéramos ganado…”

Mal le fue al Presidente en las benditas redes sociales, luego de su afirmación, en la mañanera, de que ”hasta los más renuentes dicen que si no hubiéramos ganado, la situación de México estaría muy mal”.

Sus palabras no sólo arrancaron las sonrisas socarronas de sus detractores, sino también una cascada de mordaces comentarios de cómo estaríamos sin la 4T.

Recojo algunos que comparto:

— Tendríamos muy avanzada la construcción de un aeropuerto de primer mundo.

— El crecimiento económico no estaría en cero.

— Habría más empleo e inversión.

— No hubiésemos padecido una crisis de medicamentos.

— Habría estancias infantiles y Seguro Popular.

— Menos violencia y muerte.

— Ovidio capturado.

— Nada de abrazos y no balazos.

— División de poderes.

— Los órganos autónomos no estarían amenazados.

— Desarrollaríamos energías limpias, sin apostarle todo a Pemex.

* El lado opuesto no se manifestó con el mismo vigor. Pero compartimos la idea de que si López Obrador no fuese Presidente:

— Habría menos atención del gobierno a los pobres, los viejitos, los discapacitados, las madres solteras, los jóvenes sin recursos.

— Los abusos y privilegios permanecerían en la alta burocracia. No habría austeridad republicana.

— El salario mínimo no hubiese aumentado a niveles históricos.

— La corrupción sería rampante.

— No habría mañaneras.

* Si algo ha faltado en México para recuperar el crecimiento económico es la confianza del sector privado. Esa que se expresa en inversiones y no en las multimillonarias promesas que se hacen en las reuniones del Presidente con los empresarios. En las últimas semanas parecía que mejoraba la relación con los que otrora llamaba “minoría rapaz”. Poco duró el gusto. En materia energética se adoptaron medidas que hicieron levantar la ceja en el CCE, la Coparmex y organizaciones empresariales.

La Comisión Reguladora de Energía —ahora bajo control de López Obrador— canceló hace días una resolución de hace un año que limitaba la capacidad de Pemex de utilizar su posición dominante para bajar los precios de la gasolina.

Eso pone en desventaja a sus competidores privados.

“Éste es otro golpe para las compañías de energía que operan en el sector, ya que el objetivo de tales medidas era abrir lentamente el sector y aumentar la competencia en el mercado minorista de gasolina”, dicen empresarios.

Además, un tribunal federal revocó el 17 de diciembre un acuerdo que requería que Pemex otorgara acceso a tuberías e instalaciones de almacenamiento a empresas privadas que venden gasolina y no les cobrara por usar las instalaciones.

En el extranjero ya tomaron nota. El Grupo Eurasia, experto en la detención de riesgos políticos para inversionistas en todo el mundo, ven estos movimientos con pesimismo.

“Es poco probable que los planes de López Obrador para el sector energético funcionen.

“Las ineficiencias de Pemex y la falta de participación privada dificultarán el logro de sus objetivos demasiado optimistas, particularmente en la producción de petróleo.

“Este tipo de decisiones afectará aún más la confianza empresarial.  En última instancia, habrá implicaciones para sus finanzas y, a su vez, para las cuentas del gobierno, ya que este continuará apoyando a Pemex y es poco probable que retroceda en la estrategia impulsada por el Estado”.

* Dice el Presidente que el mexicano es un pueblo “¡feliz, feliz, feliz!”. Pero la Organización Mundial de la Salud (OMS)  tiene otros datos: México ocupa el primer lugar en estrés laboral con 75% de incidencia, por encima de países como China, con 73%, y Estados Unidos, con 59 por ciento.

Ya que estamos: la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, o “Club de los Ricos”, destaca que México es la nación que más horas trabaja al año, de las 35 que integran esa organización: dos mil 148 horas en promedio, por encima de la media que es de mil 734 horas.

Nos vamos de vacaciones. Arsenal volverá a aparecer el 7 de enero.