Solteras y divorciadas las más saludables

Solteras y divorciadas las más saludables

Más de 79 mil mujeres solteras y divorciadas fueron estudiadas por tres años

EE.UU.- Un nuevo estudio, publicado en el Journal of Women’s Health tiene nueva evidencia que dice que las mujeres solteras y divorciadas son más saludables que las casadas.

Investigadores especializados han estado insistiendo por décadas que las personas casadas son mucho más saludables, y que lo son por que están casados. Sin embargo, si eso fuera cierto, las personas que se casan deberían sentirse mejor que cuando eran solteros y los divorciados deberían enfermarse más que cuando estaban casados.

Muchos científicos sociales han sugerido que la evidencia que se tiene hasta el momento está lejos de ser definitiva, pero nuevas investigaciones han puesto en duda qué tan bueno para tu salud es dar el “sí, acepto”.

Solteras y divorciadas las más saludables
Foto: Internet

Te puede interesar: Analizó Cofepris Four Loko, bebida alcohólica preparada

En este nuevo estudio, llevado a cabo por la Universidad de Arizona, más de 79 mil mujeres fueron estudiadas por tres años mientras se mantenían solteras, se casaban, mantenían relaciones serias o casuales, se divorciaban o se separaban. Estas mujeres eran de edades de entre 50 y 79 años y de más de 40 ciudades en Estados Unidos.

Todas estaban en su etapa post-menopausia.

Para medir su estado de salud, se hicieron reportes de su presión arterial, medida e índice de masa corporal. Además se les preguntó sobre sus hábitos alimenticios, ejercicio y consumo de alcohol y tabaco.

Resultados:

Cuando las mujeres solteras se casaban:

  • Después de la boda su índice de masa corporal aumentaba.
  • Después de casarse, consumían más alcohol.
  • Después de casarse, su presión arterial subía.

Cuando las mujeres casadas se separaban o divorciaban:

  • El índice de masa corporal bajaba.
  • Las medidas bajaban.
  • La presión arterial bajaba.
  • Sus hábitos alimenticios mejoraban.
  • La actividad física aumentaba.
  • A partir del divorcio fueron más propensas a comenzar a fumar.

En el caso de las solteras, sus hábitos se mantenían estables. Con información de Cosmopolitan.