“Subcultura del narco” impacta a sociedad y partido: Galván.

 

En México se vive en una “subcultura del narco” en la cual la sociedad y los partidos políticos deben de evitar por medio de la moral postular candidatos con vínculos delincuenciales, aseveró el magistrado del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Flavio Galván Rivera.

En rueda de prensa previa a dar su conferencia sobre la prueba en materia electoral, el magistrado mencionó que no es suficiente prueba contar con la carta de antecedentes penales por parte de los candidatos que aspiran a un cargo de elección popular, porque no es un documento que impida la presencia o intromisión de la delincuencia organizada en los procesos electorales.

Flavio Galván consideró que  no es responsabilidad de las instituciones revisar a los candidatos, sino es la propia sociedad que los debe de denunciar y aportar elementos para que se pueda evitar su postulación. Así como los propios partidos políticos deben de irse por la vía moral y del derecho en evitar presentar candidatos con vínculos o antecedentes delictivos ante la sociedad.

Propuso que se debe de evitar recibir recurso adicional y privado a lo que se entrega en prerrogativas del Estado a los institutos políticos para evitar dinero ilícito en las campañas.

Respecto a las reformas electorales del 2014, dijo que aún no son suficientes porque se requiere de una armonización de la ley federal con las leyes de las entidades federativas en materia electoral toda vez que se requiere de un proceso especial sancionador único y un recurso de impugnación que permita aplicar sanciones. Consideró que son muchos mecanismos de impugnación.

Apreció que la actual ley electoral nacional contiene varios errores desde la aplicación de la ley ante los jueces y también en la desigualdad de oportunidades que otorgan a los candidatos ciudadanos e independientes, porque esta figura “sigue siendo una ilusión”, apuntó al mencionar que no cuentan con financiamiento público como si tiene los partidos políticos.