Vicios de la política ponen en riesgo la paz social

Vicios de la política ponen en riesgo la paz social

El sacerdote expuso que a pesar de las muchas virtudes que genera la política, también generan “vergüenza”

Morelia, Michoacán.- “La corrupción —en sus múltiples formas de apropiación indebida de bienes públicos o de aprovechamiento de las personas—, la negación del derecho, el incumplimiento de las normas comunitarias, el enriquecimiento ilegal, la justificación del poder mediante la fuerza o con el pretexto arbitrario de la “razón de Estado”, la tendencia a perpetuarse en el poder, la xenofobia y el racismo (…)”.

Lo anterior en conjunto, son vicios que la vida política trae consigo y que “desgraciadamente” con las virtudes y bondades que genera el quehacer político, atrae consigo dichos vicios; así lo argumentó el arzobispo de la Arquidiócesis de Morelia, Carlos Garfias Merlos, quien envió un mensaje de Año Nuevo en el que destacó que se deben corregir los vicios y buscar la paz.

“En la política, desgraciadamente, junto a las virtudes no faltan los vicios, debidos tanto a la ineptitud personal como a distorsiones en el ambiente y en las instituciones. Es evidente para todos que los vicios de la vida política restan credibilidad a los sistemas en los que ella se ejercita, así como a la autoridad, a las decisiones y a las acciones de las personas que se dedican a ella. Estos vicios, que socavan el ideal de una democracia auténtica, son la vergüenza de la vida pública y ponen en peligro la paz social”, insistió.

El presbítero, expuso que el de ahora es tiempo de buscar la paz, de ser mensajeros del bien y la felicidad y con ello, erradicar los vicios no solo de la vida política, sino de la vida diaria de las personas que llevan a cometer algunas conductas que son prohibidas o “no bien vistas” por la sociedad.

“Es hora de diseñar una cultura que privilegie el diálogo como forma de encuentro, la búsqueda de consensos y acuerdos, pero sin separarla de la preocupación por una sociedad justa, armoniosa y sin exclusiones, apegada a la verdad y al bien de las personas. Urge una cultura del diálogo social para alcanzar un acuerdo para establecer un pacto social y cultural. Ciertamente al Estado compete el cuidado y la promoción del bien común de la sociedad”, puntualizó.

En su mensaje, reconoció que la política es un vehículo fundamental para edificar la ciudadanía y la actividad del hombre, “pero cuando aquellos que se dedican a ella no la viven como un servicio a la comunidad humana, puede convertirse en un instrumento de opresión, marginación e incluso de destrucción”.

Garfias Merlos, hizo énfasis en que buscar la paz, traerá consigo la renovación de cada generación y liberará nuevas energías relacionales, intelectuales, culturales y espirituales. Pues a su consideración, la paz es fruto de un gran proyecto político que se funda en la responsabilidad recíproca y la interdependencia de los seres humanos.