La mentada de Porfirio y el regaño de AMLO

Arsenal

“¡Mancera presidente..! ¿Con El Peje? Ni a la esquina…”

Un sector del PRD es de la idea de apoyar la candidatura del moreno Andrés Manuel López Obrador. Parecería lo más sensato para una agrupación de izquierda con vocación de poder.

07 de Mayo de 2016

Es un axioma que en el PRD carecen de candidatos competitivos para  las elecciones presidenciales de 2018. Las figuras de peso ya se les fueron.

En la ceremonia para conmemorar el 27 aniversario de ese partido se escucharon gritos de “¡Mancera presidente!”, pero el jefe de Gobierno de la Ciudad de México no sólo no es perredista —y lo proclama—, sino que, hoy por hoy, no es competitivo en las encuestas.

Otro sector del partido es de la idea de apoyar la candidatura del moreno  Andrés Manuel López Obrador. Parecería lo más sensato para una agrupación de izquierda con vocación de poder. Pero El Peje no para de calificar a los dirigentes del amarillo de “empleados de la mafia en el poder” y de repetir que con ellos “ni a la esquina”.

Jesús Zambrano, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, le devolvió ayer la flor. “Con esas actitudes, con estos comportamientos, con un candidato así que quiera ser Presidente de la República como Andrés Manuel ¡ni a la esquina!”, dijo.

La tribu de los Galileos, la más joven del PRD, trae en la mente postular, junto con el PAN, a un candidato externo con prestigio. Guadalupe Acosta Naranjo nos dijo incluso nombres de los posibles: Emilio Álvarez Icaza o Juan Ramón de la  Fuente y hasta el propio Javier Corral, si lograra brincar las elecciones de gobernador en Chihuahua.

El citado candidato del PAN tiene el perfil de “vengador del pueblo” que, segúnGustavo Madero, requiere cualquier candidato de la oposición en el 2018. En su campaña lo han arropado desde Cuauhtémoc Cárdenas hasta Gerardo Fernández Noroña.

¿Le alcanzará?

  • Inició la cuenta regresiva  para los estudiantes del Politécnico. Ya lo dijo el director de ese instituto,  Enrique Fernández Fassnacht. Lo repitió Aurelio Nuño, secretario de Educación: si no regresan a clases las escuelas que están en paro, se perderá el semestre.

Fuentes cercanas al director del IPN nos aseguran que ya se organiza una conferencia de prensa para el lunes,  a las 10 de la mañana, para hacer el anuncio.

Lo peor es que las autoridades de educación no tienen claro los motivos que llevaron a la suspensión de clases en 15 vocacionales desde el mes pasado. El pliego petitorio de los paristas solicitaba a Nuño que se abriera el diálogo. El secretario les dio audiencia. Ya sabemos que lo dejaron plantado.

El pretexto para irse a paro fue el anuncio de la SEP de que el Poli quedaba adscrito directamente a las oficinas del secretario de Educación.  El gobierno se abrió a la discusión, pero nada.

La conducta de los voceros de los estudiantes y las leyendas en las mantas que levantan en las manifestaciones en contra de la Reforma Educativa nos hacen pensar que otros intereses ya se apoderaron del movimiento.

  • César Camacho no abandona la coordinación de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados como resultado de su inclusión en la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México. Ya lo confirmamos donde debíamos. “Las dos tareas no son excluyentes”, nos dijo una fuente vinculada al legislador mexiquense.

Ya que estamos. Tres serán las grandes batallas que se adelantan en la citada Asamblea Constituyente, que tiene como tarea aprobar la Carta Magna de la Ciudad de México: reelección, ampliación del número de delegaciones y protección de las libertades civiles ya conquistadas, como los matrimonios gays  y la interrupción voluntaria del embarazo.

La reelección  del jefe de Gobierno de la Ciudad de México tiene sus adeptos.  Observadores políticos  nos aseguran que hay priistas interesados en  promover el tema. Tienen a Rosario Robles como posible carta. En el escenario colocan también a Alejandro Encinas como abanderado de la izquierda. “Puede ser clave para la reunificación de Morena con el PRD”, nos dicen.

La ampliación del número de delegaciones tendría como objetivo evitar que sean bastión de algún partido político. Ejemplo: Gustavo A. Madero o Iztapalapa, que no suelta el PRD.

La batalla más delicada es la tercera. Hay claras señales de que el PAN busca que en la Constitución de la Ciudad de México quede consagrado el derecho a la vida desde la gestación.  Dicho más claramente: que se prohíba el aborto. Pero también que se dé marcha atrás en los matrimonios entre personas del mismo sexo.

http://panchogarfias.blogspot.mx/

http://www.elarsenal.net