Economía circular ¿Cómo volvernos realmente sustentables

Economía circular ¿Cómo volvernos realmente sustentables?

El modelo de producción que ha prevalecido durante toda la edad industrial aun vigente está estrechamente vinculado con la llamada gestión de recursos servicios, bienes y otros “comodities” que esencialmente buscan potenciar el consumo de corto plazo afectando en diversas formas los distintos ecosistemas en las zonas de producción y creando hábitos de consumo que impactan de manera negativa y quizá determinante a los individuos miembros de las llamadas sociedades avanzadas. Por lo tanto, surge la necesidad de retomar el camino de lo natural impulsando la vocación del llamado desarrollo sustentable y sostenible cuya premisa no es el estimulo al consumo de corto plazo sino precisamente lo opuesto el mantenimiento del equilibrio ecológico, el cuidado de la biodiversidad y la viablización a largo plazo de la sociedad humana.

La economía circular concebida imagen de los ciclos de la naturaleza puede definirse en modo amplio como un sistema de aprovechamiento de recursos cuya premisa medular es la minimización de la producción incrementando de modo muy importante el reciclaje o en términos más extensos la reutilización de los elementos no naturales.

Así entendida la economía circular busca que la mayor parte de sus elementos sean biodegradables con el objeto de que entornen al ciclo natural sin impactar de forma negativa los entornos y cuando esto no es posible por la naturaleza técnica e indispensable de ciertos insumos de la vida moderna la economía circular privilegia todos aquellos que son reciclables.

Este modelo económico beneficia no solo al medio ambiente si no a los productores y consumidores pues obviamente la reutilización de elementos y la disminución del impacto al entorno es rentable en términos generales y no solo medio en utilidad inmediata múltiples corporaciones y empresas de diferente tamaño que han optado por esta modalidad han encontrado en ella ventajas económicas claras.

A modo de decálogo el modelo aquí expuesto sostiene diez principios:

  1. El residuo se convierte en recurso
  2. Impulso al segundo uso buscando que el consumidor reutilice materiales antes desechables
  3. Reutilizar parcialmente piezas ya en uso previo
  4. Reparar todo lo reparable
  5. Reciclar todos los materiales
  6. Usar como insumo energético lo no reciclable
  7. Buscar que haya mucho mas arrendamiento y menos compra
  8. Buscar energías de fuentes renovables
  9. Impulsa la eco-concepción que genera conciencia y cultura ambiental del entorno
  10. Crea la ecología territorial e industrial generando con ella un circulo virtuoso de naturaleza olistica

Ingresa a: Si no hay plástico ¿Qué hacemos?

Podemos pues sostener que no solo por razones de orden axiológico si no también evidentemente practicas el modelo de la economía circular cobra cada vez mayor vigencia en una sociedad no solo mas consciente si no necesitada por volver a lo natural.