Se derrumba la verdad histórica

Entre lo perverso, el narcisismo y la política

Por: Enrique Rivera Hernández

Algunas de las particulares de las personalidades perversas o narcisistas pueden ser, que parecen encantadores al principio, aparentan ser amables, respetuosos y seductores.

Posteriormente pueden evidenciar su carencia de empatía, ser arrogantes,  presuntuosos, así como llegar a emplear juegos de palabras para posicionarse como victimas si es que les favorece la situación, explotando a otros para lograr sus propios intereses u objetivos.

Dichas características se muestran eventualmente en personalidades de la política a nivel estatal, nacional e internacional, contraponiéndose el bien común y el bien individual de manera implícita.

Siguiendo la línea en la articulación de ideas, se puede mencionar que en días pasados se presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación una impugnación en contra del acuerdo sobre la participación militar en tareas de seguridad pública, dicha controversia constitucional fue presentada por el consejero jurídico estatal de Michoacán Víctor Sánchez Rodríguez, siendo turnada para su estudio a la ministra Ana Margarita Ríos Farjat, resultando admitida el día jueves 25 de junio del presente año. 

Y en un acto similar el municipio de Colima busco realizar una controversia más, dando pelea política para obtener reflectores sin poder realizar empatía a la situación que ocurrió en la ciudad mencionada, en el domicilio de la colonia real de vista hermosa, el día martes 16 de junio, en donde fueron asesinados de manera atroz al interior de su hogar un juez federal y su esposa.

Ambas situaciones, las controversias y los crímenes se muestran rodeadas por un contexto de violencia nacional imparable, que afecta a toda la población  independientemente de su status social. Sin embargo, las implicaciones sociológicas y psicólogas de los contextos adversos parecen quedar de lado cuando a figurar políticamente se refiere.

Mostrando algunos rasgos de las personalidades aquí planteadas.

En un acto seguido el día 26 de junio en la 21 zona militar se solicita posterior a la victimización “ojala y que podamos contar con su respaldo señor presidente para hacerle frente a esta situación” mostrando amabilidad y quizá una aparente actitud respetuosa, sin embargo posterior a una pregunta lanzada en la conferencia mañanera en la zona militar se expone, “es más estuve a favor de la ley de seguridad interior” mostrando el juego de palabras que se escribió líneas arriba y posteriormente se da una publicación en la red social Twitter en la que se expone “la controversia que presente por el acuerdo de militarización, no es en contra del presidente, del ejército o las fuerzas armadas, sino para clarificar el alcance del decreto”  

Quizá las situaciones aquí ejemplificadas puedan develar que existe interrelación entre lo perverso, el narcisismo y la política.

Te podría interesar.Que no se nos endurezca el corazón