Exponencial incremento en delitos del fuero común en gestión de SAC

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión presentará este día en sesión, un punto de acuerdo en el que solicitará al Gobernador del Estado de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, para que en el ámbito de sus facultades y obligaciones, implemente las acciones necesarias para salvaguardar la seguridad, integridad y patrimonio de los ciudadanos de la entidad, ante el exponencial incremento de los delitos del fuero común durante su gestión.

 

De acuerdo con la gaceta con el orden del día, se expone que en noviembre de 2015, Aureoles Conejo signó los convenios del Mando Único Policial con 108 de los 113 municipios de Michoacán, en un evento en el que reconoció la necesidad de crear un cuerpo único y homologado entre el Estado y los Ayuntamientos con el acompañamiento de la Federación.

 

En ese entonces, recalcó que la coordinación y simetría efectiva en la actuación del Mando Único y Policía Estatal, cerrarían los espacios a la actuación de la delincuencia y de las conductas lesivas y aseguró que la etapa de incertidumbre quedaba atrás.

 

En el orden del día de la Comisión Permanente agrega que a pesar de que hace poco más de seis meses, Aureles Conejo recibió un estado en paz y tranquilidad gracias a los esfuerzos del gobierno federal, éste no ha contado con la capacidad y una estrategia adecuada para preservar la seguridad pública en la entidad, prueba de ello, es que de acuerdo con el Semáforo Delictivo Nacional, Michoacán se ubicó como el octavo lugar con el mayor número de homicidios dolosos; la segunda entidad con más ejecuciones ligadas al crimen organizado; y la décimo segunda con mayor porcentaje de robos de automóviles con violencia.

 

En el punto de acuerdo propuesto por la bancada del Partido Revolucionario Institucional, señala que para ellos es preocupante el incremento exponencial de las actividades delictivas en Michoacán, que no sólo afectan el patrimonio y seguridad de los ciudadanos, sino que incluso ponen en riesgo su vida, tal como lo han evidenciado distintos medios de comunicación, en los que se destaca que del primero de octubre del 2015 – fecha en que tomó posesión Aureoles Conejo – al 31 de marzo del presente, la cifra de homicidios dolosos aumentó de 37.3 por ciento, con respecto al mismo periodo del año anterior.

 

«La violencia criminal aumentó con la llegada de Silvano Aureoles a la Gubernatura de Michoacán. Las víctimas de homicidios dolosos se incrementaron casi 40 por ciento, indican las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

 

«Durante la actual administración se han registrado más de 163 ejecuciones presuntamente vinculadas a grupos del crimen organizado, la mayoría en los municipios de Tierra Caliente, además de Lázaro Cárdenas, en la zona costera y Uruapan».

 

En la gaceta publicada en www.senado.gob.mx agrega además que uno de los puntos donde la violencia se ha recrudecido es la occidente, en específico Zamora, donde se han registrado siete ejecuciones al estilo del crimen organizado en los últimos días.

 

De acuerdo al Reporte: “Incidencia Delictiva del Fuero Común” del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, existen diversos delitos que han aumentado durante la administración del actual gobernador. Por mencionar algunos ejemplos, comparando los primeros trimestres de 2015 y 2016,  los robos con violencia a casa habitación pasaron de 21 a 44; los robos con violencia a negocios de 111 a 135; los robos con violencia a vehículos de 292 a 335; los robos con violencia a transportistas de 43 a 120; y, los homicidios dolosos con arma de fuego pasaron de 74 a 159.

 

«Aunado a estas cifras, se menciona, durante las últimas semanas se han presentado en Michoacán lamentables hechos de violencia, que son muestra de la «ingobernabilidad» que se presenta en la entidad.

 

En abril pasado, durante tres días consecutivos, la delincuencia organizada llevó a cabo múltiples bloqueos en diversas carreteras de la entidad, incendió vehículos particulares y autobuses del transporte público; atacó a familias enteras, causó lesiones y muerte de geste inocente; arremetió contra diversos negocios, y generó pánico entre la población.

 

Uruapan, Apatzingán, Chilchota, Múgica, La Piedad, Jacona, Jiquilpan, Sahuayo, Tangamandapio, Venustiano Carranza, Zamora, Los Reyes y Lázaro Cárdenas, entre otros, sufrieron los fuertes embates de la delincuencia organizada.

 

«Los datos y los hechos son contundentes, y evidencian el retroceso en materia de seguridad pública que se presenta en el Estado de Michoacán, así como la incapacidad y la ausencia de una estrategia integral por parte del titular del gobierno estatal para salvaguardar el patrimonio y la seguridad de las y los michoacanos», concluye el punto de acuerdo.