Más de mil 200 mdp gastó Silvano en renta de helicópteros

Más de mil 200 mdp gastó Silvano en renta de helicópteros

El pago debió hacerse a crédito en 69 meses, por un total de mil 227 millones 865 mil 800 pesos

Morelia, Michoacán.- Un total de mil 227 millones 865 mil 800 pesos, gastó el ex gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, en la renta de aeronaves, específicamente de 6 helicópteros y un avión sigiloso.

Ingresa a: Gobierno falsea información de renta de helicópteros

Así lo dio a conocer el secretario de Gobierno, Carlos Torres Piña, quien destacó que: se usaran o no diariamente debían pagarse 610 mil pesos por su arrendamiento.

El secretario de Gobierno, refirió que el contrato fue firmado por José Antonio Bernal Bustamante, quien entonces fungía como titular de la Secretaría de Seguridad Pública; mientras que por la empresa responsable firmó Ismael Flores Ramos.

De acuerdo a lo señalado por el secretario de Seguridad Pública, José Alfredo Ortega Reyes, el contrato presenta diversas irregularidades, entre ellas las firmas y la constitución de la empresa, que de acuerdo a los datos, fue formalizada el 3 de diciembre de 2015 y el convenio se firmó el 24 del mismo mes y año.

Foto. Ireri Piña/ Contramuro

“Pasaron solo 14 días, mismos 14 días que el gobierno se tomó para realizar la adjudicación directa. Sumado a esto, la empresa tuvo que depositar una fianza al gobierno de Michoacán a través de la Secretaría de Finanzas, correspondiente al 10 por ciento del total del contrato, para garantizar los servicios que ofrecía”.

Carlos Torres Piña, secretario de Gobierno

Aunado a ello, Ortega Reyes, destacó:

“Las 7 aeronaves rentadas solo podían tener 50 horas efectivas de vuelo al mes, esto obligaba al gobierno a pagar las horas extras de vuelo, además la empresa se comprometía a que tanto los 6 helicópteros como el avión sigiloso, serían unidades nuevas o con un máximo de 250 horas de vuelo en su historial, por si fuera poco el gobierno asumía los gastos de reparaciones por daños y además se comprometía a cubrir el costo total de las aeronaves en caso de pérdida, robo, confiscación, expropiaciones, daño o destrucción total.

En caso de pérdida total el gobierno estaba obligado no solo a pagar la nave, sino también a seguir a cubriendo la renta mensual hasta el término del contrato”.