Revelan casos de corrupción en el futbol mexicano

Revelan casos de corrupción en el futbol de México

Antonio Carlos Santos destapó los actos de corrupción en el torneo de Ascenso del Verano 2003

Ciudad de México.-El futbol de México se encuentra en el ojo del huracán tras el destape sobre la existencia de actos de corrupción, en caso concreto registrados en el 2003.

De acuerdo a información de El Universal, en el año 2003 no se tenía certeza de quién era mando de los equipos, el dueño o de dónde salía el dinero para manejarlos.

En el torneo Verano 2003, se registraron irregularidades que han sido hasta ahora reveladas por Antonio Carlos Santos a Ignacio Suárez en Récord.

El «Negro» Santos, señala que hubo corrupción en el partido de los Lagartos de Tabasco contra León en las semifinales del torneo.

Santos, explicó El Universa, que en ese tiempo él era técnico del club de Lagartos y se encontraban en las semifinales con una ventaja de 2-0, pero un día antes del juego Carlos Ahumada y Carlos Reinoso ténico de Lén, ofrecieron a cinco jugadores por lo menos 500 mil pesos como soborno.

El Negro Santos se enteró de la situación luego de que uno de los jugadores, Camilio Romero le contará lo sucedido, sin revelar el nombre de los otros jugadores, él indicó que no aceptó porque tenía la una carrera intachable y no quería problemas.

Te podría interesar: Cesado Javier Torrente de Monarcas Morelia

El juego entre Los Lagartos y León se desarrollaba de forma favorable para Los Lagartos, sin embargo, explicó Santos, que durante el segundo tiempo todo empezó a hacer «raro».

«En el segundo tiempo, nos metieron dos goles raro a balón parado… nos sacaron el partido en minutos» el conjunto de León metió cuatro goles y con eso lograron eliminar a Los Lagartos y pasaron a primera división.

El León avanzó a la final y tenía que enfrentar al Real Irapuato, quienes habían ganado el campeonato en el invierno de 2002 en el futbol de México.

El partido también presentó irregularidades, de acuerdo a El Universal, en el partido de ida, Real Irapuato habían ganado 2-1 y el de vuelta se realizó en el estadio Sergio León Chávez, pero previo al partido un comando armado tomó el inmueble, por una presunta compra-venta no reconocida del conjunto de parte de Ahumada, lo cual se negó y se liberó el estadio horas después.

En los dos días antes del encuentro otro comando armado tomó el estadio y un helicóptero intentó aterrizar en el lugar, lo cual fue denunciado por Armando Uribe vicepresidente del equipo, ya que manifestó que un ciudadano común no tiene acceso a un helicóptero.

Respecto al Irapuato no se tenía en ese entonces la seguridad de quién era el dueño del equipo de futbol de México, ya que aparecía el nombre de Kléber Máyer empresario joyero, pero años más tarde se descubrió que era Tirso Martínez Sánchez presunto líder de un cártel ligado a Joaquín Guzmán Loera «El Chapo».

El juego se desarrolló y el Irapuato ascendió pero con muchas sospechas.

De acuerdo a la publicación de El Universal, al terminar la Clausura 2004 la FMF determinó reducir la liga a solo 18 equipos, entre ellos el Irapuato fue uno de los sacrificados.

Pero la Federación recibió constantes quejas sobre actos de León, como la de espiar incluso al equipo contrario o pintar el vestuarios de los visitantes antes del juego con fuerte olor a thinner.

En la investigación hecha por El Universal, Guillermo Mendizábal, técnico de los Correcaminios que perdió ante los guanajuatenses en ese Verano 2003 señaló que previo al encuentro les lanzaron gas lacrimógeno en sus habitaciones, y que antes del partido no pudieron entrar al vestidor porque lo acababan de pintar.

Por su parte la directiva de Lagartos de Tabasco denunció que León espió al conjunto en los vestidores con una cámara y micrófono colocados detrás de un espejo.