¿Cómo va la contienda presidencial?

Parte II

Continuando el análisis del resto de los probables contendientes para el 1 de julio, uno de los presuntos nombres que estarán en la boleta será el de Andrés Manuel López Obrador, fundador de MORENA y probable candidato oficial del Bloque “Juntos Haremos Historia” conformado por el propio MORENA, el PT y el Partido Encuentro Social.

Este conjunto de partidos tiene actualmente una posición relativamente ventajosa en lo que respecta a las ultimas encuestas, ya que aunque si bien como bloque está un par de puntos abajo del grupo “Por México al Frente”, su muy probable candidato, Andrés Manuel López Obrador, está en primer lugar en la mayoría de las últimas encuestas, lo cual le da una posibilidad muy real de conseguir la victoria en julio de este año.

Además de ello, López Obrador parece ahora estar tomando una nueva táctica en la lucha política, busca aproximaciones con sectores con los que antes no había tenido acercamiento, como lo es el sector empresarial y hasta cierto punto el sector privado universitario, sin mencionar que abrió espacios en MORENA para que partidarios desencantados del PAN, PRI y PRD se alíen con él.

No obstante aun con este cambio de táctica, la victoria no está nada segura para este bloque ni para su muy probable candidato. Aun cuando Obrador este en puntero en las encuestas, eso no lo exime de poder descender de éstas en cualquier momento, porque al final como muchos críticos y defensores del líder tabasqueño señalan, el principal enemigo de Obrador puede ser  él mismo, específicamente si llega a mantener la actitud cerrada que ha tenido en momentos, por lo tanto, si  el político tabasqueño desea sostenerse como puntero debe hacer lo posible por mantener un actitud templada y calculadora, así como también desarrollar una estrategia para dar mayor movimiento por todo el país al bloque político que fácticamente lidera.

Un factor que podría usar la competencia contra el bloque liderado por el tabasqueño, sería la crítica sobre alianza que realizaron MORENA y el PT con el Partido Encuentro Social, esto se debe a que este último instituto político se encuentra vinculado con algunos grupos tradicionalistas y conservadores de México, y qué además anteriormente algunos de sus miembros han llegado a manifestar posturas muy distintas a las ideologías de “izquierda” que representarían el PT y en menor medida MORENA. Sin embargo dentro de esta alianza, hay una diferencia muy grande de tamaño de influencia partidaria, es decir MORENA representaría la mayoría del peso político mientras que el PT y el PES tendrían una minoría en la influencia política del bloque, por ello, los defensores de esta alianza apuestan a que el consciente colectivo de la población vincule la alianza con Encuentro Social como una simple estrategia de pragmatismo electoral para no quedarse sin puntos que pudieran generar diferencia entre la victoria y la derrota, tal como le ocurrió al propio Obrador en 2006.

Por su parte los que ahora parecen tener más problemas son los “candidatos independientes”, si bien hubo una enorme lista de aspirantes a la elección de julio, serán muy pocos los que realmente tengan el registro para inscribirse. Realmente son solo unos cuantos los que con mucha suerte aparecerán en la boleta.

De los posibles “candidatos independientes” destacan Jaime Rodríguez Calderón, conocido popularmente como “el Bronco”, quien hasta hace poco ejercía como el primer gobernador “independiente” en el estado de Nuevo León, pero que al final decidió participar en esta nueva contienda electoral. “El Bronco” actualmente ya rebasó el total de las 866 mil 593 firmas necesarias para aparecer en la boleta, sin embargo el Instituto Nacional Electoral está corroborando dichas firmas, indicando a su vez que hubo algunas que se obtuvieron de manera dudosa, lo cual si se llega a comprobar, su registro como candidato sin partido se complicaría severamente. No obstante pareciera ser que “El Bronco” sí conseguirá mantenerse en la contienda, al menos en lo que respecta al registro electoral, ya que por lo menos para la segunda semana de enero contaba ya con más de 700 mil firmas validadas por el INE. Aunque hablando de manera realista el candidato neoleonés tiene muchas menos posibilidades de ganar la contienda que el resto de sus competidores con partido.

El Bronco, al no contar con un instituto político como respaldo tendrá más complicado el trabajo de coordinar comités locales, necesarios para desarrollar los actos de campaña cuando estos inicien de manera oficial, sin mencionar que por la propia cultura política mexicana, es más común asociar a un candidato cuando éste proviene de algún partido.

Otro problema que podría tener el político norteño, sería el historial que se forjó al frente de la administración estatal de Nuevo León, puesto que su gobierno no ha sido lo que se esperaba, además de que su forma de comunicación le ha generado muchas críticas de distintos sectores de la población. A parte de que tendrá que probar que no está en la contienda para facilitar el ascenso del PRI, tal como algunos lo acusan, sobre todo por el hecho de haber tenido una militancia de más de treinta años en el partido tricolor.

Otra persona que también destaca en su intento de conseguir el registro para la candidatura sin partido, es la ex primera dama, Margarita Zavala, cuyo esposo es Felipe Calderón Hinojosa. Zavala señaló hace unos cuantos días que, al igual que “el Bronco”, ella también ya había juntado las firmas necesarias para registrarse como candidata sin partido, cuestión que también el INE está corroborando, llevando validas hasta la segunda semana de enero poco más de 500 mil.

Sin embargo, al igual que su rival del norte, la ex primera dama enfrenta también la desventaja de competir sin un instituto político que sirva como coordinador para realizar de manera efectiva su campaña política. Además de que tendrá también que enfrentar el hecho de que sus posibles votantes y simpatizantes estarán divididos al momento de la votación, sobre todo porque algunos pudieran considerar que el precandidato del PAN y del bloque del que forma parte ese partido, Ricardo Anaya, tendría más posibilidades reales de ganar y decidan apoyarlo a él. Sin mencionar que tendrá que enfrentar también a los críticos de la gestión que realizó su esposo cuando estuvo al frente del país entre 2006 y 2012, especialmente por los temas como la estrategia de la guerra contra el narcotráfico que desató una ola de violencia que sigue latente hasta ahora, el caso de la estela de luz, y el triste caso de los niños muertos en la guardería “ABC” en sonora. Por si fuera poco, no faltarán quienes le reclamen explicaciones sobre Lozano, el senador panista ex secretario del gabinete de Calderón y por supuesto aliado de esa expresión política, quien ha cambiado su lugar en la bancada “rebelde” del PAN por una posición en la vanguardia de la precampaña de Antonio Meade.