“Una cuneta me devolvió la vida”: sobreviviente del sismo de 1985

Manuel arrastra secuelas que le dejó el terror que vivió durante el sismo de 1985 en CDMX

Morelia, Michoacán.- “Quien ha vivido el terror de un sismo no vuelve a ser el mismo, el corazón se estruja y aunque se siente que eres afortunado de la vida por sobrevivir dos veces al mismo mal, el daño mental que queda en uno poco a poco te minimiza”.

Don Manuel es sobreviviente del sismo ocurrido en México el 19 de septiembre en el año 1985; Manuel (quien prefirió no revelar su nombre) es médico de profesión y hace 35 años vivía en la Ciudad de México, trabajaba en un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Ingresa a: De película. Rata gigante colapsa desagüe en la CDMX

El 19 de septiembre estaba libre; su novia estaba con él, ambos son de Michoacán y ella fue a visitarlo aprovechando los días de vacaciones de Manuel.

“Yo vivía en un conjunto habitacional cercano al hospital donde estaba, era muy joven y estaba casi recién egresado de la Facultad de Medicina; como acostumbraba, tempranito me salí a correr y Mariana (su ahora esposa) se quedó en el departamento; iba de regreso a la casa cuando ocurrió el terremoto (…)”.

Manuel, Sobreviviente al Sismo de 1986

Visiblemente afectado, don Manuel recuerda que se dirigió inmediatamente al conjunto habitacional en el que vivía:

“fue ahí donde al ver derrumbados los edificios, me derrumbé yo también (…). Se habían caído, solo había escombros, pedazos de losa y mucho polvo, mucho polvo”.

Manuel, Sobreviviente al Sismo de 1986

Ingresa a: Policías impiden plantón de Frente AntiAMLO

Manuel encontró la manera de apoyar en el hospital donde servía sin dejar de buscar a su novia; horas después y con la incertidumbre y el dolor que le causaba no haberla encontrado, se volcó a quitar piedras del lugar donde vivía, revisar a cada una de las víctimas vivas y mortales que sacaban de su edificio.

“Yo tenía mi tarjeta de médico y eso me ayudaba a poder estar más al pendiente de ver a quiénes sacaban de los escombros y mi Mariana nunca salió (…) pensé que pudo alcanzar a salirse del departamento porque vivía en planta baja y que pudo irse a otro lugar, así que me dirigí a buscarla entre escombros de lugares cercanos pero tampoco había rastro de ella”.

Manuel, Sobreviviente al Sismo de 1986

Pasaron aproximadamente dos semanas cuando Manuel se dio por vencido, sin avisar a sus superiores se encaminó rumbo a la carretera a Toluca para intentar volver a Michoacán.

“No había transporte, todo estaba caído, todo estaba roto. Iba caminando por la carretera y veía hombres, mujeres y niños que ahí se estaban durmiendo, al pie de las carreteras”.

“(…) yo seguía caminando pero ya por inercia, no pasaba ningún carro y aunque ya no sentía los pies tenía que llegar a Michoacán, así fuera caminando. Veía, pero no distinguía a nadie… como que mi cabeza solo pensaba en caminar y caminar. A lo lejos escuché mi nombre y al darme la vuelta no encontraba a nadie y ella lo volvió a decir”.

Manuel, Sobreviviente al Sismo de 1986

Al escuchar su nombre Manuel se dirigió hacia una cuneta y ahí estaba Mariana.

“Yo la vi (…) tirada en la cuneta, con raspones pero viva y esperándome y me volvió la vida. La levanté, nos apoyamos juntos, nos abrazamos y lloramos mucho, no sé cuántas horas. Juntos emprendimos el viaje de regreso a casa, nos casamos, tenemos tres hijos vivos y una que lamentablemente no sobrevivió”.

Manuel, Sobreviviente al Sismo de 1986

Manuel y Mariana platican que, aunque son afortunados al haber sobrevivido, las secuelas que les dejó aquel 19 de septiembre de 1985 están presentes y se agudizaron hace 3 años, cuando en la misma fecha ocurrió otro sismo que también dejó severos daños en la Ciudad de México.

“Ahora cualquier movimiento por pequeño que sea, nos causa pánico”.

Manuel, Sobreviviente al Sismo de 1986

El terremoto del 19 de septiembre de 1985 se catalogó en los 8.1 grados Richter. Hubo miles de víctimas mortales y otros que perdieron todo su patrimonio. Fue también en 1985 que surgieron los “topos”, unidad de rescate que ha viajado a todo el mundo para apoyar en desastres naturales similares al ocurrido en México.