Michoacán no tiene gobernador y es un Estado a la deriva

Michoacán no tiene gobernador y es un Estado a la deriva

Por: Isaía Vinicio

Morelia, Michoacán.- El pasado 24 de Julio, -aunque usted no lo crea-, el todavía gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, con una mano cargando su maleta y con la otra la silla verde que ha utilizado en su estrategia en busca de impunidad, como parte de su gira internacional –corrección-, <<Cruzada de la Verdad en la Elección de Michoacán>>, emitió un mensaje ante los medios de comunicación, señalando que “es altamente riesgoso” el regreso a clases presenciales en el Estado, en contraste con las declaraciones de AMLO de retornar a las aulas.

Desde mi punto de vista, quizá el gobernador tenga razón, el tiene sus datos, sin embargo, hoy tengo mis dudas, ya que su campana de enfrentamiento con el gobierno federal -y particularmente el cuestionar las estrategias que ha implementado el presidente AMLO-, está perdiendo valor porque en los hechos, sus acciones contradicen la preocupación que asegura tener por los michoacanos.

Michoacán no tiene gobernador y es un Estado a la deriva

Pongamos algunos ejemplos. El gobernador se dice preocupado por la injerencia del narcotráfico en la entidad, y aún más, en el país, mientras la inseguridad se acrecienta y cobra más víctimas mortales en Tierra Caliente, y entre tanto, él sigue ausente

Ingresa a: La decisión de Bedolla, Cárcel o impunidad

En Zitácuaro, el Sindicato de Camioneros y Autotransportistas, al igual que guayaberos de la región, bloquearon avenidas principales de la localidad para demandar que paren los robos y extorsiones de las que son sujetos en los retenes carreteros de la zona, pero el gobernador no dio importancia al asunto. 

Los grupos de autodefensas que se levantaron en armas en cinco municipios de la entidad y tampoco son para preocuparlo. El cobro de piso al que son sujetos los productores del limón en Tierra Caliente no le quitan el sueño. Las manifestaciones de miembros de la Policía Michoacán por falta de pago no son prioritarios para su cruzada en contra de la narcoelección.

Quedan 2 meses y 5 días para que Silvano finalice formalmente su administración, aunque en los hechos, Michoacán no tiene Gobernador y es un estado a la deriva. En mi opinión, las noches de Silvano empezarán a ser cada vez más largas. Su nerviosismo crecerá. La desconfianza con sus cercanos aflorará y las traiciones aumentarán. 

Ingresa a: Lo barato sale caro; Gabinete de Bedolla

Hoy no hay un Enrique Peña Nieto que lo pueda ayudar, como sí le ayudó para llegar a donde está. Esperemos que la preocupación que dice sentir Silvano por los michoacanos le sea correspondida de la misma manera ahora que tenga que rendir cuentas por todo lo que hizo –o mejor aún: deshizo-, en su gobierno. 

Posdata

Fuentes muy cercanas al candidato perdedor, Carlos Herrera Tello, acusan que uno de los grandes traidores en la elección, fue el Fiscal General del Estado, Adrián López Solís, quien a decir de ellos, jugó en contra del candidato del Silvano. 

Si esto es cierto, no quiero pensar que le espera de sus enemigos. ¿Habrá más Judas en la mesa? Se los dejo de tarea. Hasta la próxima.

Más Columnas del Autor